martes, 20 de junio de 2017

"El guerrero a la sombra del cerezo", por David B. Gil.

Japón, finales del siglo XVI. El país deja atrás la Era de los Estados en Guerra y se adentra en un titubeante periodo de paz. Entre las víctimas del largo conflicto se halla Seizo Ikeda, único superviviente del clan regente de la provincia de Izumo, huérfano a los nueve años tras el exterminio de su casa. Hostigado por los asesinos de su familia y condenado al destierro y al olvido, inicia un largo peregrinaje al amparo de Kenzaburo Arima, último samurái con vida del ejército de su padre, convertido ahora en su mentor.

En el otro extremo del país, Ekei Inafune, un médico repudiado por aplicar las artes aprendidas entre los bárbaros llegados de Occidente, se ve implicado en una conjura urdida a la sombra de los clanes más poderosos del país. Una conspiración capaz de acabar con el frágil periodo de calma que da comienzo.
Una novela cruda y bella, cargada de matices, que nos hace viajar a través de un Japón devastado por más de dos siglos de guerra, entre cuyas cenizas, sin embargo, florecen los más hermosos cerezos.

Esta es una de ésas veces en las que uno sabe que no va a hacer justicia a la novela de la que le toca hablar. Los que invertís también parte de vuestras horas en este pasatiempo de hablar de los libros que van cayendo en nuestras manos sabéis que a veces ocurre. Y que ocurre sobre todo cuando toca alabar una historia que ha pulverizado cualquier expectativa que pudieseis tener sobre ella. Hoy es uno de esos días, a ver cómo lo hago…

“La paciencia es una gran virtud – dijo Kenzaburo -, pero un samurái no sueña como los pájaros, no se limita a esperar que las cosas sucedan. Los hombres débiles tienen sueños, Seizo, los fuertes tienen voluntad.”

El autor da el pistoletazo de salida a su novela con un pequeño prólogo que sitúa el contexto histórico de la novela. Nos hallamos en el Japón medieval, en medio de una situación política calma en apariencia y realmente inestable bajo la quietud de una paz que es nueva para sus habitantes.  El joven Seizo, único superviviente del clan Ikeda, inicia su largo peregrinaje de la mano de su mentor, Kanzaburo Arima. Un periplo que sólo puede culminar con el extermino de los que trajeron la desgracia para su familia. Al otro lado del país, en la peculiar ciudad de Fukui, el médico Ekei Inafune deberá adentrarse en la sólida jerarquía de los Yamada y evitar una guerra inminente.

Se inicia la novela con un ritmo pausado, que nace, ni más ni menos, de la necesidad del autor de construir con esmero a unos personajes que van a sostener las más de setecientas páginas que conforman “El guerrero a la sombra del cerezo”. Y así, gracias a la alternancia de capítulos protagonizados por uno y otro, nos vamos adentrando en la peculiar personalidad de Seizo y Ekei. Entiendo que a algunos lectores esta primera parte se les pueda antojar un poco lenta, a mí desde luego no me lo pareció y me deslicé por sus páginas casi sin darme cuenta. Para cuando quise levantar la cabeza de sus páginas, ya estaba prendada de ambos personajes.

Aunque debo confesarlo, ha sido Ekei mi debilidad. Un médico japonés que se ha dejado, sin embargo, seducir por los conocimientos de la medicina occidental en un tiempo en que la tradición manda. Un tipo rebelde, inteligente y con los suficientes arrestos como para introducirse en un clan enemigo para evitar una guerra. Alrededor de él pululan unos secundarios de auténtico lujo: la doctora O-Ine Itoo, una mujer consagrada a la medicina, que sufre su propia guerra interior; el indómito e imponente León de Fukui, Torakusu Yamada; y Asaemon, que samurái que pronto se convertirá en fiel amigo y compañero de correrías nocturnas del médico. Unos personajes que van a permanecer conmigo durante mucho tiempo.

Entre las bondades de la novela está también la magnífica ambientación que construye David B. Gil. Tras ella se halla, por un lado, una ardua tarea de documentación en la que nada queda al azar. Las jerarquías, las vestimentas, las armas y técnicas de lucha… Todo se exhibe en la novela de forma discreta, sin necesidad de largos párrafos didácticos, con sutileza. Por otro lado se halla la pluma de un autor que se saca de la manga una ciudad viva, colorida, de callejuelas estrechas e intrincadas, donde uno casi puede oler el salitre y el sake que empapan la bahía.

“Este es el verdadero rostro de Fukui, amigo mío. Si quieres saber cómo es una capital, visita sus arrabales: aquí es donde la ciudad te mira de verdad a los ojos”.

En “El guerrero a la sombra del cerezo”, ya lo veis, se aúnan varios géneros: histórico, aventuras, suspense, y una emotiva parte final.  Todo bien dosificado, sin alardes  y con mucho oficio por parte de un autor que me ha sorprendido muy gratamente. Me ha emocionado incluso leer en el apartado de agradecimientos que tardó seis años al menos en terminar este novela. Se nota, desde luego, que su autor ha puesto toda su alma y energía en ella.

En mi caso, este título se irá a esa lista final que siempre nos gusta hacer, con las mejores lecturas del último año. La colocaré ahí, estoy segura, junto a De Vigan y Luján. Me parece un bonito sitio para estar.

“Los buenos recuerdos son engañosos, son como piedras sumergidas en  el lecho de un río: la corriente va puliendo sus filos hasta que solo queda la forma suave de aquello que queremos recordar. Pero nada fue tan hermoso como lo atesoramos en nuestra memoria.”

Os recuerdo que permanece activo en el blog, hasta finales de esta semana, el sorteo de un ejemplar de "El guerrero a la sombra del cerezo". Podéis participar pinchando en el banner.


26 comentarios:

  1. A pesar de tus buenas impresiones es una novela con la que no me veo. No me llama mucho la atención.

    ResponderEliminar
  2. Pues me tienes convencidos imagen. Conocí a David el año pasado y hablaba de esta como su mejor novela.Creo que antes fue autopublicado y ahora la rescata Suma o no sé, en realidad, pero te veo prendada y no eres de histórica y me anima mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A priori no es una época que me llame mucho la atenión, pero por lo que cuentas parece interesante. Me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es de uno de mis géneros favoritos y por eso no voy a descartar leerla, menos aún después de ver cuánto has disfrutado de su lectura. Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues no me planteba su lectura, hasta que te he leído. A ver si no se em escapa y con más tiempo vengo a apuntarme. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las mezclas. Si una novela es capaz de aunar varios géneros y gustar como te ha gustado a ti, sin duda hay que tener en cuenta esta lectura.
    Gracias por el entusiasmo y la reseña. La tendré en cuenta. Creo que es la primera reseña que leo de este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ostras, pues me has convencido. Hace tiempo que quería leer algo de David B. Gil porque le sigo en las redes sociales y me gusta cómo habla, pero me tiraba un poco para atrás la longitud de esta novela. Ahora leo tu reseña y me he decidido: yo también quiero conocer a Seizo y Ekei.
    Coincido totalmente contigo, las reseñas más difíciles de escribir son las de los libros que más nos han aportado. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Estaba esperando tu reseña :-)
    Cogí la novela sobre todo por las buenas críticas que me abrieron el apetito, y porque en estos momentos todo lo japonés me tienta mucho. Parece que no me he equivocado. Tengo muchas ganas de leerla, pero a la vez, me da cierta pereza porque ya sabes que no soy mucho de histórica y no es cortita...
    Pero vamos, después de leerte no creo que la posponga mucho más. Parece una buena historia, de esas que siempre dices ¿por qué no la leí antes? :-) Espero que esa primera parte no se me haga muy lenta, y que me guste, al menos, la mitad que a ti ;-)
    Ya te contaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ostras, pues me has convencido. Hace tiempo que quería leer algo de David B. Gil porque le sigo en las redes sociales y me gusta cómo habla, pero me tiraba un poco para atrás la longitud de esta novela. Ahora leo tu reseña y me he decidido: yo también quiero conocer a Seizo y Ekei.
    Coincido totalmente contigo, las reseñas más difíciles de escribir son las de los libros que más nos han aportado. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que la ambientación no me atrae nada así que a pesar de tu buena opinión lo dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ay, sabía que te había gustado... y lo había descartado por falta de tiempo, seguiré trabajando en verano y leyendo a menor ritmo y quiero sacar lo que tengo, pero sabes que? Que me has picado y de perdidos al rió, voy para el sorteo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Tiene buena pinta y no me importaría leerla, pero voy tan al límite que tengo que descartar algo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Qué buena reseña... a ver si tengo suerte con el sorteo, jeje, porque después de leerte ya me han entrado más ganas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Pese a las buenas sensaciones que transmites el libro sigue sin atraerme lo suficiente. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Lo había visto (ahora no recuerdo donde) pero no había leído ninguna reseña, pinta muy muy bien. Habrá que platearse leerlo.

    Besos,

    Bibiana.

    ResponderEliminar
  16. Tengo este libro pendiente de leer, pero por el momento lo tengo en stanby, tengo que bajar la lista de pendiente para poder meter mas libros. Besos

    ResponderEliminar
  17. No tiene mala pinta, pero he de reconocer que es la ambientación lo que me deja más fría... El tiempo lo dirá
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Ya tenía ganas de leer tu reseña aunque, por los comentarios en las redes, sabía de qué tenor una a ser. Sabes que coincidimos, que también me pareció una novela magníficamente construida y con unos personajes muy grandes.
    Un besote

    ResponderEliminar
  19. Pese a tu buena reseña, no termina de llamarme la atención en esta ocasión así que voy a dejarlo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Pues fijate a mi lo de Japón me pasa como con lo de la época romana, jaja No he leído ningún libro pero como de entrada ya las he descartado en mi vida lectora Y conste que con los romanos sigo igual. Alguna película cae, pero poco más. Pero con esto de Japón me has convencido y habrá que rectificar y asomarse a esta cultura e historia tan desconocida para mi.

    Bs.

    ResponderEliminar
  21. Novela trabajada por lo que veo y la reseña estupenda. Aun así sigue sin llamarme mucho el libro. Pero muchísimas gracias por acercarnos a ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Muy buena reseña!! Sí señora ^^

    Un saludazo!

    ResponderEliminar
  23. Conocí a David en una presentación y con este libro tengo mucha curiosidad, si lo traen a la biblioteca, lo leeré antes o después.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Yo estoy totalmente convencida, su ambientación y los temas que trata me encantan. Aunque también sería mi debilidad esos personajes dedicados a la medicina...no me puede gustar más esa temática!

    Así que me voy directa a tu sorteo, a ver si hay suerte ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  25. Pues nos tocó el libro en el mismo sorteo que a ti, pero como nosotras somos dos, siempre nos tenemos que repartir los sorteos ganados, y est libro le tocó a MB, que no te miento si te digo que me prometió que había leído ese tochazo en un día. Por sorpresa me he encontrado otro ejemplar para mí al haber mandado dos, así que no lo leeré a corto plazo, pero le tengo muchísimas ganas. Me alegro muchísimo de que lo hayas disfrutado tanto :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  26. La tengo en mi kindle de cuando estaba autoeditada, pero me imagino que la editorial habrá cambiado algo del desarrollo de la trama. Tomo nota de ella. Besos.

    ResponderEliminar