miércoles, 18 de enero de 2017

"Besos sabor a café", por Raquel Antúnez.

A todos nos gustan los besos con sabor a café. No me digáis que no. También los chicos como Carlos, pero creo que esos no existen. Al menos no fuera de la novela de Raquel Antúnez que hoy os traigo. Pero es bonito pensar que sí, ¿verdad?

Adriana dejó Canarias hace años de la mano de Álvaro, ambos en busca de un futuro mejor. Siete años más tarde, su relación está en un punto de no retorno. Sobreviven gracias al precario trabajo de él mientras ella acumula años y kilos en casa. Y un buen día, corriendo por el parque, Adriana se tropieza con Carlos y ¿ya adivináis qué pasa, a que sí?

Adriana, Álvaro y Carlos se ven inmersos en un triángulo amoroso que no sólo vive de besos y algún momento erótico. Su historia viene salpicada de bocados de realidad: el desempleo, la soledad, una bofetada puntual, la paz momentánea que ofrece una botella, el desamparo de los que abandonan a los suyos en busca de una oportunidad… Es en esta dinámica en la que mejor funciona “Besos sabor a café”,  mucho mejor como novela romántica con trasfondo de actualidad que como novela chick lit o similares.

Me ha gustado mucho también el buen ritmo de la novela, armada en capítulos cortos, sin abusar demasiado de los típicos encuentros y desencuentros del género, con un lenguaje sencillo pero correcto y sin caer ésa dejadez gramatical que a veces me he topado en las novelas autoeditadas y que aquí he percibido más cuidada.

Y supongo que ahora toca hablar de lo que no me ha gustado, que ya os digo que es algo más bien anecdótico, ya que en conjunto, me ha parecido una estupenda historia escrita con ganas y gusto.

Peeeero….

Pero si hay algunas cosas que cambiaría. Porque no me gustó que Adriana tarde tanto en darse cuenta de hacia adonde va lo suyo con Álvaro, ni me gustó que sea tan ingenua, ni me gusta que moje las bragas, perdonadme la expresión, con tantísima frecuencia. Y especialmente me molesta esto último. Entiendo que vivimos aún las secuelas de “50 sombras de Grey”, no hay más leer el primer capítulo, pero de verdad que la novela no lo necesita y que las alusiones me han parecido excesivas.

Y esto enlaza con lo poco, poquísimo, que me gusta ésa portada. Sobre todo porque no es representativa de lo que contiene y porque puede llevar a equívoco a los posibles lectores que se acerquen a ella. “Besos sabor a café” es, en contenido, mucho más bonita y honda de lo que denota ésa imagen y me atrevería a decir que podría llegar a espantar a algún posible lector que podría disfrutarla. No sé si os parece un aspecto superficial, pero en mi caso creo que es un factor más determinante de lo que pensamos para comprar, o no, un libro. Yo, por suerte, leí este sin fijarme en ella. De no haberlo hecho, me habría perdido una estupenda historia.





18 comentarios:

  1. No me veo con esta novela. O me atrae tampoco.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo he comentado en otro blog: este tipo de libros no es para mi.Como mucho leo uno o dos al año si acaso se me cruza alguno por el Reto Genérico. Pero huyo de esos colores y de esas portadas, jajaja Espero que todas ellas lleven salvaslip, jaja.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que es más novela narrativa y de actualidad que chick-lit. Aunque en algunos momentos es ligera y fresca, en otros es más profunda de lo que -es verdad- la portada parece indicar. A mí las escenas eróticas no me molestaron, no me parecieron demasiadas y creo que están llevadas con elegancia. Pero, vamos, que tampoco pasaba nada por suprimirlas porque la historia quedaría igual de bonita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me refería a las escenas eróticas, a mí tampoco me molestan y creo que están bien llevadas. Me refiero a otro tipo de referencias, que no me han acabado de gustar.
      Besos.

      Eliminar
  4. No tiene mala pinta para quienes les gusten las novelas tipo chick lit. Aunque a mi no me atraen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me la ofreció la autora pero la verdad es que no creo que sea una novela que disfrutara y tengo tanto pendiente en casa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues con esas cosillas que cuentas creo que me pasaría igual que a ti, así que creo que no me la llevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. últimamente no estoy mucho por leer este género, además como tú dices la portada llama a la confusión. Yo lo asocio al chick-lit sí o sí... y a pesar de que comentas que no lo es me sigue tirando para atrás, ya ves...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. A mí me gusta mucho cómo escribe Raquel, este no lo he leído pero por tus palabras sé que me gustaría.

    Me gusta que la gente diga lo que piensa de un libro, y me encanta cómo lo has hechos tú.

    Enhorabuena por la reseña.

    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Este lo dejo pasar. No es mi estilo para nada y justo lo que más odio en este tipo de novelas esta la tiene, que son las cosas que no te han gustado.
    Un beso y me alegro que pese a eso haya sido una bonita historia :)

    ResponderEliminar
  10. NO me veo con este libro. pero nunca se sabe, hay ciertas épocas que se agradecen este tipo de historias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Este no lo veo para mi, por el género.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. No es mi estilo en esta ocasión así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Estas vez no me lo llevo, entre que el género tampoco me entusiasma y las cosas que no te han convencido... Lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  14. No me termina de convencer por ese pero que, precisamente, dices te molesta mucho. Me gusta leer una buena novela romántica que tenga un buen trasfondo que acompañe a la trama, y esta parece que lo tiene, aunque ese pero que mencionas, me hace dudar. Besos.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Hola!! Me acabo de topar con tu reseña, no la había visto. Antes que nada quiero darte las gracias por dar la oportunidad al libro y leerlo, y sobre todo por disfrutarlo.

    Siento que no te gustara la parte erótica, pero a mí me gusta (me encanta en realidad) escribir escenas eróticas y lo hago desde que tengo 17 años (muchísimo antes de 50 sombras teniendo en cuenta que tengo 35 jaja). Supongo que cada uno tiene su estilo y que no puede gustar a todo el mundo, no suprimiría ninguna de esas escenas porque es lo que le da otro punto a la novela, que no pretende ser dramática para nada, solo una historia para pasar el tiempo, entretenerse, dar que pensar sí, pero sin necesidad de hacer sufrir.

    Otra cuestión es el tiempo que Adriana tarda en darse cuenta de lo mal que está con Álvaro, a mí tampoco me gustó, pero quería darle un toque de realidad a la historia, tristemente Adriana fue mucho más razonable y decidida que muchas de las personas que viven una situación parecida.

    Ya sé que no tenía que contestarte a la parte que no te ha gustado jaja, ni pretendo que cambies de opinión por yo escribirte esto, pero bueno, que me ponen un teclado delante y no paro de "hablar" y quería explicarte mi punto de vista.

    Una vez más gracias, por leerme y por dar tu opinión sincera (no te imaginas cuánto valoro que las personas que reseñéis pongáis también lo que no os guste, es la única forma que tenemos los autores de aprender, al menos yo).

    ¡Gracias!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Raquel.

    Lamento que mi reseña no se entendiera bien, supongo que no supe explicarme correctamente porque hay más de un comentario en la línea del tuyo. No me molestan las escenas eróticas, menos las de esta novela. Me refiero a otra cosa, que veo que no he sabido reflejar.

    Respecto a ese tiempo, me pareció real y razonable, como bien dices, pero cada uno es como es, y yo me habría largado a la primera.

    Gracias por pasarte por aquí y comentar,

    un abrazo.

    ResponderEliminar