sábado, 24 de mayo de 2014

"Luna: Apogeo", por Rubén Azorín


"Ya nadie mira a la luna,
la luna ya no es de nadie;
ya no la cubren con besos,
ya no la bañan con sangre.

Ni ya le escriben poemas,
ni ya le clavan puñales;
ya no hay tragedias de amores,
ya no hay amor, no hay amantes.

Mariano Estrada, a Federico García Lorca.
La Luna (incluido en "Luna: Apogeo")



Fui una niña insomne, de ésas puñeteras que duermen poco y mal, que tienen dudas existenciales a altas horas de la madrugada y fantasean con cualquier cosa que sirva de excusa para no ceder al sueño. Ya entonces sentía una fascinación especial por la Luna, ahí colgada, con sus rasgos humanos, su luz, su inquietante compañía. Arrastro desde entonces esa inclinación especial por todo lo relacionado con nuestro satélite. Por eso me rendí, nada más descubrirla, a la obra debut de Rubén Azorín. Una novela tremendamente valiente y trabajada que supone también un retorno a la ciencia ficción más pura, en la línea de los clásicos Arthur C. Clarke y Orson Scott Card, desdibujando constantemente la línea que separa ciencia y fantasía, realidad y ficción.

Ambientada en un futuro cercano, "Luna: Apogeo" es también un thriller, una novela apocalíptica y en ocasiones, casi un libro de texto. Hay tras ella un vasto trabajo de documentación en torno al satélite terrestre, incluyendo aspectos sobre su origen, mitología, literatura relacionada o misiones espaciales que la han estudiado. Es una novela coral, en la que encontraremos personajes vinculados de una u otra forma a la luna, cuyas vidas se van tejiendo bajo su influjo, y que parecen condenadas, pues, a enredarse también entre ellas. Cuesta empatizar con cualquiera de ellos, pues hay una frialdad inherente a la historia que empapa absolutamente toda la obra. Ken, Phil, Allenda, Leslie, Anderson... todos ellos se mueven por razones que muchas veces nos costará entender dentro de una sociedad que también nos resulta ajena. Quizá Isa se convierte en la única que aporta una solitaria pincelada de humanidad al cuadro.

Ocurre igual con la prosa del autor, cuya belleza se sacrifica en aras de la creación de esa atmósfera igualmente fría, aséptica, casi blanca. Las frases son cortas, concisas, casi a titulo informativo. Una narración descarnada, vacía de sentimientos. Ágil en ciertos tramos y particularmente densa en otros, llegó a producirme la sensación de que el autor se hallaba con tanto material entre manos que no conseguía manejarlo del todo. Por explicarlo de forma más visual, a veces la información dada parece desbordar las páginas, y el lector se encuentra incapacitado para manejar tantísimos datos en tan corto espacio de tiempo.
Disfrutarlo, o no, dependerá del tipo de lector que uno sea, y de cuánta información se sienta capaz de engullir.

"Luna: Apogeo" es, al fin, casi un tratado sobre historia lunar: lo que creemos, lo que sabemos y lo que creemos saber. Rubén Azorín se encarga de añadir un cúmulo de preguntas e introducir una serie de datos que nos harán replantearnos ciertas informaciones y soñar con otras respuestas distintas a las que ya conocemos.
Es también, mal que me pese, el inicio de otra trilogía, cosa que desconocía cuando empecé a leer la novela. De haberlo sabido, probablemente, habría esperado bastante más para aproximarme a ella. Pero ahora, metida en harina, ya no me queda más que esperar la segunda parte.


12 comentarios:

  1. Antes de decidirme le echaré un ojo en la librería
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Haré como Carax, lo miraré primero para ver qué me transmite, porque ese exceso de información y que a veces parezca un libro de texto me echa un poco para atrás.

    Saludos de insomne a insomne ;)

    ResponderEliminar
  3. Uh, no sé, no sé. Me gusta esa ciencia ficción con tintes más clásicos, sin duda, pero hay un par de detalles que no acaban de llamarme del todo con esta. Sobre todo si hay tantos altibajos en cuanto a ritmo, me siembra alguna duda. Y tratándose de una trilogía creo que esperaré al menos a que estén publicadas las tres entregas. Al menos así retraso el hecho de sumergirme en otra :P

    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. No me llama mucho este libro, tengo la sensación de que yo no lo disfrutaría
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No creo que sea libro para mí... Ciencia ficción, apocalíptico, libro de texto... no, no es lo mío pero gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tsss... No me mucho la atención, y que se trate de una trilogía me echa para atrás.
    Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que este tipo de libros no son mi estilo, pero buena reseña.

    Por cierto, he organizado el primero sorteo de mi blog, por si te interesa!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta que un libro esté documentado, pero que siga siendo un libro que considere de entretenimiento, ya que paso bastante tiempo con revistas y textos científicos y alguna vez hay que descansar la mente. Aunque no tiene mala pinta creo que lo dejo pasar.
    Gracias por tu reseña!

    ResponderEliminar
  9. Antes que nada, me encanta tu prosa :) Escribes muy muy bien. Por otro lado, la ciencia ficción no es lo mío, pero como indicas que va por un lado más clásico me lo anoto de todas maneras. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  10. La parte de ciencia ficción me llama, que se asemeje a un libro de texto no tanto.
    Y además una trilogía...
    Me lo pensaré, a ver qué hago.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Hola! A pesar de que me gusta muuucho este género, no me convence este libro así que en esta ocasión lo dejaré pasar.
    Un besote :)

    ResponderEliminar
  12. Hola Mara no conocía la obra ni el escritor pero por el momento no me termina de convencer. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar