lunes, 14 de abril de 2014

"Nina", por Emilio Casado.

"Nina recuerda perfectamente el aspecto endemoniado de su visitante, su voz, sus movimientos y hasta su olor, ligeramente lejano y dulzón, como de almizcle. El leve brillo que la luz de la luna, colándose a hurtadillas por entre los cristales, pinta en la extrañamente suave y azulada piel del abominable ser, haciéndole parecer todavía más irreal. El que cada vez viene a torturarla con una historia diferente, a cual más extraña y retorcida..."

Sólo había leído unas cuantas páginas de "Nina" y ya sabía que me gustaría. Los que sois lectores habituales imagino que conocéis esa sensación. Cuatro o cinco páginas y ya sientes que ha surgido la chispa. No me pasa demasiado, pero me ocurrió con esta novela de Emilio Casado.

Mucha culpa la tiene el autor y su prosa limpia y amable, cuidada pero sencilla. La escritura no coge protagonismo sobre la historia sino que la desgrana, metiéndote dentro de ella. Emilio Casado dibuja con las palabras, haciendo gala de una habilidad especial para la creación de ambientes, recreando imágenes, olores, espacios, incluso sonidos; haciéndote ver, oler, estar, sentir la angustia del encierro, la presencia del monstruo. "Nina" es una novela de  inmersión. Claustrofóbica, sofocante y adictiva.

"De repente se siente exhausta, harta, hastiada por la incertidumbre que maneja su percepción, que equivoca sus opiniones y que las confunde continuamente. De nuevo nota el vértigo sumado a algo parecido al mareo que podría sentir si se asomase a un inmenso vacío"

Porque cada día, cuando amanece, Nina no recuerda nada. Ni quién es, ni de dónde viene, ni por qué está donde está. Solo recuerda a ese monstruo horrible que al pie de su cama, le cuenta historias que la trastornan. Y tú, como lector, estás dentro de la piel y la cabeza de Nina. Sufriendo su desconcierto, su miedo, cavilando junto a ella acerca de las intenciones de unos y otros; asistiendo inmóvil a las pesadillas que el monstruo narra para ella. Ni siquiera importa que hacia la mitad del libro puedas encajar algunas piezas. Si lo haces, el interés por la lectura no varía ni decae, y eso dice mucho en favor de una historia.

El resto de personajes del libro serán para nosotros, como para la propia Nina, una incógnita. Emilio Casado no nos dice a quién creer ni qué pensar de cada uno de ellos. Nos deja, como a su protagonista, la decisión de en quién confiar, de reconstruir el día anterior, y el anterior, y el anterior para poder al fin comprender.
A mi, como lectora, todos me han conquistado un poco. Pero ha sido ese monstruo alado el que ha conseguido colarse en mi duro corazoncito lector, ganándose un hueco en su categoría. Su evolución, de la que no contaré más, me parece deliciosa.

Con todos estos elementos, no es de extrañar que "Nina" lleve meses entre los más vendidos en Amazon. Lo triste, lo sonrojante, es que apenas sea posible encontrarla fuera de esas cuatro paredes virtuales, a pesar de que existe también en papel. No la encontraréis formando pilas imposibles en El Corte Inglés ni anunciada en carteles gigantescos.
Conforme avanzas en la lectura, surgen aún más incógnitas que las que se refieren al pasado, al presente, al futuro de Nina. Surge la duda de por qué es tan complicado hoy que una buena novela llegue a todas partes cuando se venden libros malos por toneladas. Uno se pregunta qué pasa por la mente de un autor como Emilio Casado cuando tiene que vender su creación por menos de un euro, y trabajarse la suela aquí y allá para darse a conocer mientras rostros conocidos de la tele llenan portadas y se venden a porrillo a pesar de los precios escandalosos. Yo es que este mundo, cada vez lo entiendo menos...





7 comentarios:

  1. ¡Cómo me apetece este libro! Espero tener ocasión de leerlo antes o después. Y estoy totalmente de acuerdo contigo, yo tampoco entiendo algunas de estas cosas que pasan.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te animas, te gustará seguro. :)
      Besos.

      Eliminar
  2. Lo tengo en casa desde hace meses pero todavía no me he puesto con él. Tu reseña le da un serio empujoncito. La verdad es que la anterior del autor me había gustado mucho. Y no, este mundo editorial es difícil de entender pero, aunque no lo entendamos, sí podemos decir no al menos a ese tipo de libros y "autores".
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué remedio! Pero da pena ver esas pilas de libros carentes de interés mientras historias que merecen la pena se buscan la vida por el universo digital. :)
      Besos.

      Eliminar
  3. Lo estoy leyendo y está muy bien. Y estoy muy de acuerdo con lo que dice el reseñador ¿donde andan los gestores de la cultura? ¿y los agentes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este mundillo es la mar de complicado, parece ser...

      Eliminar
  4. Mi primer libro de este año y como no podía ser de otra forma,viniendo del autor, me encantó

    ResponderEliminar