viernes, 13 de octubre de 2017

"Mi nombre era Eileen", por Ottessa Moshfegh.


La Navidad ofrece muy poco a Eileen Dunlop, una chica modesta y perturbada atrapada entre su papel de cuidadora de un padre alcohólico y su empleo administrativo en Moorehead, un correccional de menores cargado de horrores cotidianos. Eileen templa sus tristes días con fantasías perversas y sueña con huir a una gran ciudad. Mientras tanto, llena sus noches con pequeños hurtos en la tienda local, espiando a Randy, un ingenuo y musculoso guardia del reformatorio, y limpiando los desastres que su padre deja en casa.

Cuando la brillante, guapa y alegre Rebecca Saint John hace su aparición como nueva directora educativa de Moorehead, Eileen es incapaz de resistirse a esa milagrosa e incipiente amistad. Pero en un giro digno de Hitchcock, el cariño de Eileen por Rebecca la convierte en cómplice de un crimen.


Encontré a Eileen cuando más la necesita, sumida en una feroz apatía lectora, empezando y abandonando libros a razón de dos al día, sin encontrar lo más mínimo a lo que agarrarme para querer seguir leyendo. Y mira por donde, tuvo que llegar un personaje como ella, tan detestable, tan peculiar, para capturar mi interés. De forma ligera al principio, como una simple curiosidad, y a lo grande a partir de la primera mitad de la novela. Gracias Eileen.

"Una mujer adulta es como un coyote: puede pasar con muy poco. Los hombres son más como gatos caseros. Déjalos en paz durante mucho tiempo y mueren de tristeza".

Iba con la lección aprendida, he de confesar. Alrededor de la primera novela de Ottessa Moshfegh han pululado de forma insistente los nombres de Hitchcock, Highsmith y Thompson. Como para no inflarle a uno las expectativas. Lo chocante, en estos casos, es que no decepcione, tan acostumbrados como estamos a fajas y recomendaciones grandilocuentes. Pero lo primero que llama la atención de "Mi nombre era Eileen" es esa atmósfera tan oscura, tan densa, que remite (DE VERDAD) a los clásicos de la novela negra. En el pueblo sin nombre en que vive todo es deprimente, sucio, árido. No se respira en ningún sitio ni una pizca de calidez: desde el sótano en que Eileen se alivia las tripas hasta los helados despachos de Moorehead, todo es lúgubre, triste y agobiante a más no poder.

Visto así, igual alguien se pregunta qué anima a seguir leyendo una novela que se ubica justo en medio de la más absoluta desolación. Pues Eileen. Ella es el enganche, ella es la trama, ella es el alma de las casi trescientas páginas en las que vamos a acompañarla. Un personaje que está en las antípodas de la heroína que cabe esperar. Eileen es egoísta, es en ocasiones detestable, es apática, invisible. Pero también es humana, asquerosamente real. Y tiene un sentido del humor bastante retorcido. Tanto que en alguna ocasión me ha arrancado alguna sonrisa que yo misma me habría reprobado. Ya sabéis que de ciertas cosas no debe uno reírse.

"Un corte en la vena, el coche que derrapa de madrugada en la interestatal helada, un salto desde el puente de X-ville. o simplemente echar a andar océano Atlántico adentro, si quería. Moría gente sin cesar. ¿Por qué no iba a morir yo?"

Eileen es la mayor virtud de la novela, pero también se convierte en su mayor lastre. Porque el personaje se hace tan grande que la trama que Monshfegh ha creado para ella se queda un poquito corta. Capítulo a capítulo, uno se va creando unas expectativas que no acaban de cumplirse hasta ya muy avanzada la historia. No se trata de un discurrir lento de la narración, eso no habría sido un problema, sino más bien de una falta de acción elemental, una sensación inminente de que va a ocurrir algo que nunca llega. Sí lo hace , claro, pero que ciertos giros hagan acto de presencia tan tarde implica que el ritmo de las tres primeras partes se vuelva demasiado irregular, con pequeños bajones y cierta sensación de reiteración.

Además de Eileen, el otro anzuelo al que agarrarse viene de la mano de la autora, que hace uso de una prosa que a mí me ha conquistado. Un estilo muy visual  que consigue que el lector evoque las imágenes con total claridad (más aún aquellas que no quiere ver), y que se alterna con algunos pasajes donde la prosa se vuelve casi lírica, para segarla de cuajo más tarde retomando el primero. Como si el carácter de Eileen, que narra su historia en primera persona, se plasmara a la perfección en su forma de contarlo.

Como veis, una novela diferente, alejada de convencionalismos en muchos aspectos, y con un personaje principal al que merece la pena conocer, sobre todo para aquellos paladares que disfrutan de las historias poco edulcoradas.

17 comentarios:

  1. Me encanta tu reseña! Hija, qué bien te expresas leñe!! Casi he "visto" a Eileen en tus líneas y la verdad es que no se si salir corriendo directamente a buscar el libro, o a huir de él. Jajajajjaa. Me ha llamado la atención que este tipo de novela te haya sacado de la crisis lectora, porque yo para salir suelo recurrir a novelas lights y palomiteras. Pero esta tiene pinta de ser dura y profunda, así que.. somos totalmente diferente, y eso mola!! Jajajja.
    Creo que esta vez voy a dejarlo pasar.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. hola guapa... no sé, no consigo engancharme a ella... y eso que la reseña está muy bien, pero no empatizo con el personaje.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. He visto buenas opiniones de la novela, pero no sé, no me acabo de animar...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ayyy no miro no miroooo, que será lectura la próxima semana.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando una lectura te saca de esa insatisfacción lectora tan horrible es porque seguro merece la pena, a mí que tenga una protagonista potente ya me atrae mucho así que a pesar de esos pequeños peros del ritmo la leeré.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Tiene buena pinta lo que comentas, le echaré un vistazo la próxima vez que me pase por la librería.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues no era un libro que me llamara la atención, pero ahora has conseguido picarme la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que te haya sorprendido, yo por ahora no creo que me anime con él. Un besote :)

    ResponderEliminar
  9. Me pareció interesante cuando la vi en novedades, pero la deje pasar, ahora después de leerte, me vuelve apetecer leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Nada que ver con una novela feelgood. Eso sí, parece que el efecto si ha sido ese para ti. ¡Qué bien recuperar el gusanillo de querer saber que pasa en la siguiente página!
    Me lo apunto, nunca se sabe si llegará su momento :). Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Siempre que veo este libro se me mete en la cabeza la canción Come on Eileen jajaja Bueno, a lo que iba, lo tengo en mi lista de pendientes desde hace un tiempo y me alegra mucho de que te haya gustado y te haya sacado de ese parón lector. A mí me gustan mucho las novelas que se centran y explotan todo lo que pueden al personaje principal así que espero leerlo pronto.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Lo leí este verano porque me correspondió en un sorteo organizado por la huella de los libros, me gustó mucho, me sorprendió y me engancho desde la primera página. Besinos.

    ResponderEliminar
  13. Hola guapaa
    Recuerdo que cuando salió publicado este libro vi varias reseñas que me echaron un poco para atrás, pero con la tuya me he vuelto a animar ^^
    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Lo quiero leer. Este es de los que no quiero que se me pasen. Un besote!

    ResponderEliminar
  15. Me fascinó la historia. Como bien comentas, nada edulcorada. Estupenda reseña.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. jajaja, pero has salido de la crisis lectora o no?? Porque al menos crisis reseñadora no tienes eh??? Me encanta lo que cuentas y aunque solo fuera por verificar tus impresiones no me importaria nada leerla :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  17. Qué tentación, la verdad que estoy justo ahí en la mitad de la más pura indecisión, en una balanza está ella, este personaje que tan magníficamente me has vendido, en la otra esa reiteración y falta de acción durante más de la mitad del libro. En fin, lo tendré en cuenta.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar