viernes, 15 de enero de 2016

"Anexo", por Nelson Galtero.

“La verdad se escurre – escribió el fiscal en la última página-, la verdad es un invento del periodismo”

Un hombre llega a un pueblecito con camino de entrada pero sin salida. Un pintoresco lugar en el que debe valorar si será rentable o no la construcción de un hotel. Poco importa lo que dice el informe en cuestión pues nosotros sólo tendremos acceso al anexo, un apéndice final en el que el hombre deja a un lado los aspectos técnicos para narrar los extraños hechos que suceden en el lugar. Y es que en ese reducto sin nombre ni salida todos los días muere alguien. Días después reaparece en otro lugar, con otra edad. Hay un escurridizo tipo, Grossman, que parece fundamental pero al que no hay forma de encontrar. Hay turistas, un fiscal y un alcalde a la cabeza de un puñado de vecinos que deciden de forma democrática quién y cómo muere cada cual.

“Es de locos. Es un pueblo de actores y la mayoría no ha subido a un escenario en su puta vida. Imagínate, aprovechan cualquier ocasión para interpretar un papel. […] No les importa la verdad, les importa aparecer, les importa el dinero y les importa que los aplaudan.”

Nelson Galtero construye su (breve) historia en dos planos distintos que pueden leerse, sin embargo, a la vez. En la superficie discurre una historia plagada de situaciones absurdas (decía en su reseña AnaBlasfuemia que le recordaba a aquel humor extravagante de “Amanece que no es poco”, y yo estoy muy de acuerdo con ella). Una trama no exenta de cierta intriga, poblada de unos peculiares personajes que se mueven por distintos intereses y que consiguen atrapar al lector, especialmente a aquel curioso y sin prejuicios.

Bajo ésa superficie se puede leer, sin embargo, una crítica que cada cual entenderá a su modo, pero que puede aplicarse, sin dar demasiadas vueltas, al panorama político y social en que nos movemos. Y esa es la mayor bondad de “Anexo”. Que se aleja de la rabia y el malestar para retratar con acidez, sin amargura, el circo en que nos movemos. Y lo hace poniendo el objetivo en lo individual, lejos de las altas esferas que ya retratan otros.

“Anexo” es, por extensión, un relato, pero por profundidad una novela. Podréis leerla de una sentada sin quedaros con la sensación de que fue demasiado breve, demasiado superficial. Dura lo que dura. Y no necesita más.

10 comentarios:

  1. Me has dejado intrigada y además no la conocía, tomo nota.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues en espera lo tengo y no creo que tarde en leerlo así que ya te contaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Suena muy bien. Me gusta la perspectiva en la pone ciertas cosas.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta lo que cuentas, no lo conocía, creo que podría gustarme =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Creo que no es el libro que de primeras me atrae, pero como casi todo lo que estoy viendo últimamente, y creo que es por leo demasiadas veces de qué van los libros, cosa que antes no solía hacerlo...

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no sé si es un libro para mi. Esperaré a ver algo más por ahí para decidir.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía pero no es un libro que me haya llamado la atención, de momento lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me intriga el libro y tu reseña, jajaja NO sé si la he captado bien así que tendré que leer el relato para entenderte mejor. También es que hoy estoy bien espesa :((

    Bs.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco lo conocía, pero me has provocado curiosidad por él...Me lo llevo anotado.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar