viernes, 16 de octubre de 2015

"Hipotermia", por Arnaldur Indridason.

Frío. Ése es el eje y el motor, lo que predomina por encima de todo en "Hipotermia", la novela que ha supuesto mi primer encuentro que el autor islandés Arnaldur Indridason, venerado por muchos y denostado por otros tantos por eso mismo, por ese estilo frío y aséptico que impregna su narración y sus historias. Yo soy de las que toleran bien las bajas temperaturas, de las que disfrutan cobijándose bajo las mantas y cerrando herméticamente pijamas y calcetines. Así que, como imaginaréis, "Hipotermia" me ha dejado buenas sensaciones.

La obsesión de María por la vida más allá de la muerte la persigue desde niña, cuando vio a su padre ahogarse en el lago. Ahora que acaba de perder a su madre, María no cesa de buscar señales y mensajes del otro lado. Cuando el cuerpo de María aparece colgando de una viga en su casa de las afueras, pocos dudan de sus motivaciones. Pero el inspector Erlendur Sveinsson necesita ir un paso más allá y, de forma extraoficial, empieza a investigar la muerte de María y a vincularla con otras desapariciones ocurridas en Islandia en años anteriores.

No es amable el dibujo que Indridason hace su país. Islandia se nos aparece como un lugar en las antípodas del idílico paraíso de las agencias de viajes. Una tierra sombría y helada, lúgubre, donde los crímenes se pueden cubrir con hielo y quedar ocultos por siempre. Se intuye una orografía compleja, poblada de nombres imposibles que contribuyen a mantenernos lejos de la narración, que casi consiguen sacarte de ella. Lo lograrían de no ser porque la narración del autor es tan fluida y sencilla que uno lee sin esfuerzo ni casi conciencia de hacerlo. Me han llamado la atención los diálogos, tremendamente simples, casi pegados a la forma real expresarnos de forma oral, lejos de ésos monólogos inacabables que a veces los autores endilgan a sus personajes. He de reconocer que al principio me resultaban extraños y cortantes. Fríos, al fin y al cabo. Luego he terminado viéndolos como una característica más del curioso estilo del islandés.

Quizá ha influido en mis buenas vibraciones el hecho de que hacía más de un año que no había tocado suelo nórdico, puede que porque en otro tiempo terminé saturada entre tanta Lackberg y Larsson. Puestos a elegir, me quedo con el estilo distante, despiadado y lóbrego de Indridason, menos aderezado, más áspero que el de ellas, pero más afín a mi. ¿Y vosotros?


17 comentarios:

  1. Creo que he leído todos los libros de este inspector menos éste, y lo tengo más que apuntado. A ver cuándo tengo tiempo para él.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues no puedo decirte que me parece su estilo porque no me he estrenado con él pero me llama la atención esta historia desde que vi su portada. Intentaré leerlo y trataré de no salirme de la historia entre la orografía del terreno.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me lo apunto, porque me has despertado la curiosidad. Leí hace tiempo otro libro ambientado en Islandia, "La mujer es una isla" que, aunque no tiene mucho que ver con éste, sí que me hizo ver ese país como un mundo muy distinto y peculiar. A ver si consigo éste.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Pues no me disgusta lo que dices, y me encantan este tipo de novelas frías, y nórdicas... aunque creo que nunca he leído nada de Islandia :S
    Apuntado queda, además la portada me mola!
    xD
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo aún no me he estrenado con este autor, que me llama la atención. A mí suelen gustarme las novelas nórdicas, y lo que describe de esta creo que es de mi estilo.

    bsos!

    ResponderEliminar
  6. Todavía no me he estrenado con este autor, pero sin duda, tengo que hacerlo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  7. Este tipo de novelas me dan pereza y me parecen todas demasiado parecidas

    ResponderEliminar
  8. Leí un libro de este autor para la Yincana, y es verdad lo que comentas de como dibuja Islandia! Quiero leer algo más de este autor y este tiene todas las papeletas!
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. El título me resulta escalofriante, nunca mejor dicho. No sé si lo leería, desde luego ahora no creo, tengo otras prioridades.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. También tiro para el frío e Islandia es una debilidad, me gustan las novelas ambientadas allí (aunque no solo que sean de este corte). Me convences, además lo de los diálogos me ha llamado mucho la atención.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Creo que me gustaría, sí. Soy friolero y mucho, pero también lo tolero muy bien, muchísimo mejor que el calor

    Siempre he sido más de Lackberg que de Larsson, por otra parte, creo que su estilo se amoldaba más a mis gustos en este tipo de thrillers. Me dejas con las ganas de descubrir a este Indridason tan frío y tan crudo, podría sentarle bien un pulso así a un thriller.

    Un besín!

    ResponderEliminar
  12. Pues comparto lo que apuntas respecto al autor. Sólo he leído un libro y me encanto el personaje y el ambinte helado de la novela. Tengo ganas de encontrarme de nuevo con Erlendur y verme de nuevo en Islandia.

    Bs.

    ResponderEliminar
  13. Este libro no lo conocía pero si soy sincera este tipo de literatura no es para mí.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Aún no he leído nada de este autor pero creo que no tardaré en hacerlo. Tengo en el ereader Las marismas, y si me gusta me animaré con este. Yo también adoro el frío, la época de pijamas calentitos y mantas gordas es lo que más me gusta del año. Así que creo que me gustará la ambientación.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Islandia siempre me "llama", e Indridason está sin estrenar. Me lo apunto, porque creo me puede gustar ese estilo frío de Indridason, más que el de otros autores nordicos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Mmmm... qué buena pinta!
    Gracias por el descubrimiento!

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    No me importaría leerla, porque pinta fantástico.
    Buenísima reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar