martes, 24 de marzo de 2015

"La mala luz", por Carlos Castán.

“Estábamos muertos y podíamos respirar”

Con esta cita de Paul Celan, enmarcada entre otras de Faulkner y Alejandra Pizarnik, arranca “La mala luz” de Carlos Castán. Una obra densa, terriblemente intensa, rebosante de tristeza y malestar. No es casual la elección de ésos tres nombres, ni un intento de aparentar intelectualidad. Es una simple declaración de intenciones. Paul Celan, el poeta alemán de origen judío que se suicidó arrojándose al Sena una madrugada de 1970, es el alma del personaje de Jacobo. Ambos arrastran un sufrimiento atroz por la muerte de sus padres en campos de concentración alemanes. Ambos conviven, convivieron, con la depresión y un miedo paralizante. También Alejandra Pizarnik, poeta argentina, se quitó la vida después de un calvario de enfermedades mentales, dejando un legado lleno de amor, soledad y muerte.

Porque “La mala luz” habla de eso, de la muerte. Carlos Castán nos adentra en las mil versiones con las que la dama puede doblegar al ser humano: el suicidio, entendido como idea seductora y hermosa (Y percibir confusamente cómo lo terrible se va volviendo suave para ti al tiempo que le nacen garras a lo bello y ya todo es lo mismo y ya todo da igual); la muerte emocional del hombre que lo ha perdido todo (Las calles, el mundo, incluso cualquier habitación en la que yo me encontrase habían quedado convertidas en pura intemperie); la muerte que obtenemos hoy a cambio de vivir demasiado (Vive tanto ahora un ser que acaba por tragarse muchas más penas de las que le caben); la muerte, la más atroz, vista desde la óptica de los objetos y las personas que se quedan (la muerte es ese trozo de mesa en el que falta una taza de café con leche).

Los libros, la literatura, su presencia en nosotros, en nuestras vidas, en lo que somos y quisiéramos ser, ése es el otro gran pilar que sustenta “La mala luz”. Castán aprisiona en su narración pequeños relatos, siempre henchidos de tragedia, acerca de autores, novelas y versos. No como un aparte, sino formando parte de lo que nos está contando. Incluso sus personajes están teñidos de la personalidad de los autores que leen, como le ocurre a Jacobo con Celan. O como le ocurre al narrador, cuando dibuja su idea de la muerte.

Borrar, como el suicida de Borges, cada cosa y la suma de las cosas (…) Notar cada vez más cerca el olor de los fúnebres ramos de Rubén Darío, la cera fría, el terciopelo negro y también los pájaros de Juan Ramón, esos que tras la ventana se quedarán cantando.

Aparece también, como es inevitable si se habla de libros y de muerte, el amor. Un amor asfixiado por el yugo de la culpa, llegado a destiempo y con la cruz ya hecha.

No es “La mala luz” un thriller, ni importa demasiado quién mató a Jacobo ni por qué ocurrió. Importa lo que queda: la soledad, lo que se quedó a medio leer, a medio hacer. Castán construye una historia trágica y gris como su portada, que resulta a la vez tan sugerente y evocadora como su contenido. “La mala luz” es una narración íntima, tanto que agobia y asfixia, tanto que no hay espacio para nadie más allá del narrador y el lector, en estrecha comunión. Una novela para leer despacio, saboreando las letras enredadas en larguísimas frases, degustando el serpenteo de palabras, su sonoridad, permitiéndose el lujo incluso de leer algún párrafo en voz alta para uno mismo.

Una lectura obligada para aquellos que aman los libros, que no tienen miedo de enfrentarse a la intensidad de una novela que te estremece y te ahoga pero que te habla de ti mismo con dolorosa franqueza. 

28 comentarios:

  1. Para estos momentos no me llama, pero no lo descarto en otro momento más adelante

    ResponderEliminar
  2. Hola Mara no me llama demasiado y no sé si disfrutaría con la lectura, por lo que de momento lo dejo pasar. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  3. Como ya te comenté en el post anterior, me interesa mucho este libro. De hecho, ya me hice con un ejemplar y voy a leerlo. Lo que llama tanto la atención son los hijos de las víctimas de campos de concentración alemanes. Quiero leer unos libros de no ficción, sobre todo reportajes, pero también memorias y ensayos, acerca de sus experiencias y vivencias, y la novela de Castán será el toque de ficción a estas lectruras tan duras. Gracias por la recomendación.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Pues ya sabes... sigo buscando el momento para este libro que lleva meses en mi estantería. Empiezo a pensar que quizá yo misma me esté poniendo excusas porque me da miedo enfrentarme a él y no estar preparada para su lectura. Pero me atrae tanto tanto lo que cuentas que voy a tener que dejarme de historias y crear yo el momento ;)
    Besos y gracias por esta fantástica reseña.

    ResponderEliminar
  5. Había leído solo los dos primeros párrafos de tu estupenda reseña sobre esta novela y ya pensaba "que lectura tan intensa", me lo confirmas al final. Conocía la novela por una reseña de Mientras Leo y ahora de nuevo me la encuentro aquí. Tremenda, por lo que cuentas, de esas lecturas a las que enfrentarse bien desayunada. Me la reservo para cuando me apetezca tamaña hazaña (porque es una hazaña cuando un libro te trasmite tanto). Bss

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Pues me la apunto. Aunque parece ser una obra bastante dura creo que es de las que se te quedan dentro y te hacen reflexionar. Y como amante de los libros que soy tengo que leerla.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. No sé, en este momento lo dejo pasar porque no me atrevo mucho con este tema. Tal vez en otra época me lo piense.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola! Te he nominado a los Liesbter Awards! :) Pásate por mi blog para verlo

    ResponderEliminar
  9. Vaya, pues hablas de él bastante bien, y la verdad es que lod el thriller me tiraba para atrás pero viendo que se centra en otras cosas le daré una oportunidad<3

    ResponderEliminar
  10. No la conocía... quizá la lea, pero no me apetece ahora mucho un libro que hable de muerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No conocía ni la novela ni a su autor pero ahora mismo no es una lectura que me apetezca demasiado, me da la sensación de que es uno de esos libros que necesita un momento concreto para ser leído y disfrutado
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Estoy segura, por lo que te ha trasmitido que es un buen libro... Lo apunto para más adelante porque ahora mismo no podría con algo así
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. No conocía este libro pero la verdad que por ahora no creo que lo lea... Quizás más adelante me anime :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Apuntadísimo lo tengo, y espero hacerme con él en breve y disfrutarlo.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  15. Tengo muchas ganas de leer este libro, aunque creo que requiere un estado concreto, pero quiero hacerme con él. Estupenda reseña. Un besote!

    ResponderEliminar
  16. No se si hoy por hoy disfrutaría de la lectura, ya que por lo que cuentas hay que estar preparado y saber a que tipo de libro te enfrentas...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Ahora mismo lo veo demasiado denso y quizás asfixiante... y no creo que esté para una lectura así, aunque adoro a Pizarnik. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Una novela que se vendió como un thriller pero que es mucho más que eso, un camino literario maravilloso en el que dejó de importarme el fin para disfrutar de cada página. Ni sé los fragmentos que fui copiando en mi libreta. Demasiados pensaría si no fuera porque quise copiar el libro entero.
    Ese amor entre tanques, la biografía en los estantes y esos detectives que saben tu vida...
    Caí rendida a los pies de Castán
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Si tanto transmite esta novela, tengo que leerla. Me has dejado con muchas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Me la guardo para cuando tenga un momento de lucidez. Este tipo de novelas aunque cuestan trabajo suponen una satisfacción.

    ResponderEliminar
  21. Ni siquiera había oído hablar del autor pero me has puesto los dientes largos. Me la apunto sin duda para los próximos meses. De vez en cuando este tipo de libros me resultan imprescindible entre tanta vorágine, sobre todo cuando no me planteo tanta cantidad en favor de la calidad :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  22. Como amante de los libros me veo obligado a leerlo, aunque a primera vista no me atraía demasiado. 1beso!

    ResponderEliminar
  23. Con tu satisfacción me llega para llevármela. No me dan miedo estas novelas que se te meten tan adentro. Es más, suelo disfrutar mucho de ellas. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Ostras, pues me quedo un poco con una duda elefántica. Creo que ese matiz literario que propone me podría gustar, intuyo que es de esas novelas para disfrutar poco a poco y paladeando cada página. Y alguna de las citas que nos regalas me parecen tremendas. Pero también es cierto que a veces voy con cierto temor ante lo denso, que suelo diluirme con bastante facilidad a veces. Creo que me la llevo, pero para un momento en el que me encuentre menos disperso :)

    Un besote, y gracias por traértela!

    ResponderEliminar
  25. Me encanta lo que cuentas, aunque creo que es de esos que no se puede leer en cualquier momento... me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. "Lo que somos y lo que queríamos ser..."

    Vaya tela. ¿Sabes? Tengo este libro pendiente desde hace tiempo, he visto varias reseñas (bastantes) pero ninguna hasta ahora me habían hecho sentir que tengo que leer este libro y que quizás encaje mejor en mis lecturas de lo que yo pensaba... Miedo a la intensidad (en un libro y en la vida) no tengo precisamente, ya sabes ;)

    Gracias

    ResponderEliminar
  27. Me quedo con la sensación de que tengo que esperar el momento oportuno para leerlo, no se, lo que tengo claro es que no es ahora
    Besos

    ResponderEliminar
  28. La mayoría espera a leerlo cuando ya estén muertos. Entonces, meteremos el libro en el ataúd porque habrá llegado el momento.

    ResponderEliminar