domingo, 30 de agosto de 2015

La semana que nos espera (53)

Estoy leyendo

 
Empieza el mes de septiembre... Os diría que va a ser un mes muy complicado porque volvemos todos al cole y me esperan por delante muchos kilómetros y muchas cosas nuevas. Pero por malo que sea, dudo que resulte más nefasto en cuanto a lecturas que estos meses de verano, que ha habido pocas y malas. Alguna joyita me he encontrado por el camino, ya os lo descubriré, pero el balance general es bastante deprimente. Así que en esta primera semana de la vuelta a la rutina me propongo leer "Hipotermia", para saldar mis deudas pendientes con el señor Indridason, al que nunca he leído a pesar de tener muy buenas referencias.
Acompañaré su lectura con "Déjame saber quién eres", de Estefanía Yepes, una novela con la que me topé anoche al llegar a casa y que compré a altas horas y bajo los efectos de alguna copita de vino. Ya os contaré qué tal.

Reseñas

 
Esta semana podréis leer mi reseña de "Seis años", la última novela de un autor que me encanta, Harlan Coben, y también mi primera reseña para el mes guerrero: "Las flores de la guerra" de Geling Yan, que es una auténtica delicia y que os animo a leer desde ya.

Sorteos




Los libros más recomendados sortea cuatro ejemplares de "Lo que no te mata te hace más fuerte", la cuarta entrega de la saga Millennium.
Hasta el 31 de agosto.
Bases.






Libros en vena sortea un ejemplar de "Cosas que decidir mientras se hace la cena" de Maite Núñez.
Hasta el 7 de septiembre.
Bases.

viernes, 21 de agosto de 2015

Septiembre: Mes de la guerra.

Esta vez llego a la propuesta que nos hace Laky desde su blog con los deberes hechos. Y es que Septiembre será el mes guerrero, en el que leeremos y reseñaremos novelas enmarcadas en cualquier conflicto bélico. Y da la casualidad de que este mes han caído dos lecturas bélicas muy recomendables. Os podéis unir y consultar las bases pinchando en el banner.


Así pues, durante el mes de septiembre podréis leer mis reseñas de las novelas "Nos vemos allí arriba", de Pierre Lemaitre y "Las flores de la guerra" de Gaeling Yang. Dos historias que, me vais a perdonar, pero voy a insistir en que coléis en vuestras interminables listas de pendientes porque ambas merecen mucho, mucho, la pena.

 

martes, 18 de agosto de 2015

"La hija del dragón", por Myriam Millán.

Érase una vez una bellísima condesa que habitaba en un enorme castillo. Era una dama de noble cuna, emparentada con la más alta realeza de su tiempo. Una mujer que no sólo era hermosa, sino que también era culta, encantadora, una magnífica amazona y poseedora de una vasta biblioteca. Hablaba además varios idiomas, algo impensable en plena Edad Media, y salía de cacería vestida con pantalones. Y hasta aquí el cuento de hadas, porque nuestra condesa, de nombre Erzsébet de Báthory, Isabel, es también una de las mayores asesinas en serie de la historia. Haciendo gala de una extrema afición por la sangre de jovencitas, Erzsébet se empeñó en buscar en ella el secreto de la eterna juventud, llevándose por delante la vida de más de seiscientas niñas y adolescentes. Basándose en este personaje, entre la historia y la leyenda, Myriam Millán construye su novela “La hija del dragón”, un thriller de ésos que te dejan pegado a sus páginas.

Contada a través de dos líneas temporales alternas, Érzsébet es la protagonista absoluta de una de ellas, a mi parecer la más interesante, y en la que encontramos el origen de la trama que se desarrolla en la actualidad, protagonizada por una serie de personajes que vienen de la anterior novela de Myriam Millán, “Décima Docta”, que no he leído y que he echado de menos a la hora de enfrentarme a esta que os traigo, porque todo el tiempo he tenido la sensación de que me faltaban datos. Así que mi recomendación, si os queréis acercar a este thriller, es que lo hagáis en orden. Quizá por ése vacío de información no me han llegado tanto los personajes de Nel y Natalia, ni ésa extraña conexión que hay entre ellos. Las alusiones a lo ocurrido en “Décima Docta” son recurrentes y además, me temo, revelan información importante. Así que, lo reconozco, me han resultado algo deslavazados estos dos. Pero es que la sombra de la condesa de Báthory es alargada, y eclipsaría a cualquiera.

La estructura de la novela, armada en capítulos cortos que alternan ambas líneas de acción, hacen de “La hija del dragón” un thriller clásico: la dotan de un ritmo trepidante y muy ágil. La narración de Myriam Millán es sencilla y ajustada a la historia que se trae entre manos, aunque la novela agradecería mucho una revisión ortográfica y gramatical profunda que corrigiera, entre otras cosas, el caótico uso de los signos de puntuación. También sería recomendable un pequeño recorte de la parte central, en la que a causa de la similitud de las tramas de las dos líneas temporales y a la extensión de la novela, el lector acaba saturado entre tanta sangre y aparato de tortura medieval.

Ay, el Medievo. Qué tiempos, qué caldo de cultivo para los locos. Ahí sí acierta de pleno Myriam Millán. La ambientación y el desarrollo de la línea temporal protagonizada por la condesa sangrienta, como se conoce a Érzsebet, no sólo está excelentemente documentada, sino que además la autora consigue transmitir la frialdad, la humedad, la niebla y la oscuridad que habitan en el castillo de Cacthice y sus aledaños.


Me gustaría cerrar mi reseña agradeciendo a la autora su generosidad, ofreciendo su anterior novela a los participantes de la lectura conjunta pero, sobre todo, exponiéndose y participando activamente en los comentarios que han ido surgiendo a lo largo de la lectura conjunta que nos propuso Laky. Ya me gustaría ver a algunos de ésos que tanto venden sometiéndose voluntariamente a examen y siendo partícipes de ello. Se agradece la humildad y el respeto. Espero leer pronto “Décima Docta” y tener los deberes hechos para ésa tercera novela que espero, esté en camino.

domingo, 16 de agosto de 2015

La semana que nos espera (52)

Estoy leyendo...

 

Este mes estoy teniendo muy poquito tiempo para leer. Lo positivo de todo esto es que estoy cultivando otros talentos que permanecían ocultos en mí, como dibujar a Peppa Pig o hacer caracoles de plastilina. Mis pocos momentos lectores los ocupo alternando "Un millón de gotas", de Víctor del Árbol, y "La mujer que nunca tenía frío", de Elisabeth Elo. Dos thrillers muy distintos entre sí, de los que necesitan su tiempo para atraparte, pero que cuando lo hacen no te dan tregua.

Reseñas



Me toca reseñar esta semana "La hija del dragón" de Myriam Millán, dentro de la lectura conjunta organizada por Laky, del blog Libros que hay que leer. Una sorprendente novela que combina con acierto el thriller y un oscuro episodio histórico. Creo que a casi todos los participantes nos ha convencido la autora con su propuesta y nos hemos quedado con ganas de repetir.






Sorteos


Lectobloggers celebra su primer aniversario con un sorteo internacional.
Hasta el 17 de agosto.
Bases.






El blog Libros de ensueño celebra su segundo aniversario con un sorteo de 15 euros en Casa del Libro.
Hasta el 1 de Septiembre.
Bases.





Adictos a los libros nos da la posibilidad de ganar 20 dólares en BookDepository.
Hasta el 31 de Agosto.
Bases.

jueves, 13 de agosto de 2015

"Extinction. Y pese a todo...", por Juan de Dios Garduño.


El apocalipsis ha sido siempre una excelente excusa para hablar de la naturaleza humana y de las relaciones que establecemos entre nosotros. Una forma, tan útil como otra, de tratar temas tan manidos y universales como el amor, la amistad y la pérdida desde una óptica que permite llevar todos ésos conceptos al extremo. Juan de Dios Garduño se atreve con una versión clásica e íntima de las novelas de zombis y homenajea al maestro del terror con su “Y pese a todo…”, ahora rebautizada como “Extinction”, título bajo el cual verá la luz en pantalla grande el próximo 14 de agosto.

En un mundo devastado tras la Tercera Guerra Mundial, en la pequeña ciudad de Bangor, en el estado de Maine, Patrick Sthendall sobrevive a duras penas junto a Doggy, un husky suberiano que, como su dueño, empieza a mostrar alarmantes signos de alcoholismo. Al otro lado de la calle, Peter Stoublosky y la pequeña Ketty tratan, con sus rudimentarios medios, de salir adelante. Son los únicos supervivientes de la guerra biológica que ha arrasado al resto de seres vivos.

Una novela de zombis tiene que ser, ante todo, una historia muy centrada en sus personajes. Unos seres que han de construirse con mimo, que necesitan cierto empaque, un buen pasado y un presente muy jodido, que obliguen al lector a empatizar con ellos. Y eso es precisamente lo que hace Juan de Dios Garduño en su novela. Presentarnos a dos hombres que son posibles y reales en cualquier contexto, que a veces son unos miserables y otras veces son héroes, que a veces necesitan un trago o un puñetazo en la pared para poder continuar. Peter y Patrick tienen un pasado, una amistad que fue grandiosa, y un presente enmarcado en un panorama desolador: un Bangor vacío y helado en el que los dos tienen que convivir a la fuerza con el otro, reconvertido ahora en enemigo.

Esa ambientación, gélida y desoladora, es otra de las bondades de la novela. Bangor se imagina blanca, silenciosa, terriblemente aislada. Bangor es también la ciudad en la que vive un tal Stephen King, un nombre que os será familiar a muchos. Apostaría a que Garduño también ha leído alguna que otra novela de este señor, que por cierto, estoy segura disfrutaría mucho de esta historia que bien podría haber escrito él.

Entiendo que muchos de vosotros diréis que las novelas de zombis y apocalipsis no son para vosotros. Pero os invito a dejaros llevar un poco, venga, olvidad por un ratito los prejuicios y los principios y leed las primeras páginas. Si no os gusta, soltadla. Pero si os pica la curiosidad, seguid leyendo. Los monstruos, las sombras, los zombis, como os decía, han sido siempre meras excusas para contar otras cosas. En “Y pese a todo” os vais a topar con un ritmo sosegado, un clima íntimo y desolador y una interesante reflexión sobre el mapa político actual que da bastante más miedo que los seres que pululan por las calles de Bangor.

Me gustaría cerrar mi reseña agradeciendo a la editorial Stella Maris el envío del ejemplar para reseñar, que venía acompañado además por el guión de la película “Extinction”, dirigida por Miguel Ángel Vivas y rodada en inglés, que se estrena mañana 14 de agosto. Espero que la versión cinematográfica sepa respetar el tono de la novela y no se deje arrastrar por la acción y las vísceras. Podéis curiosear un poquito más sobre la peli aquí.

martes, 11 de agosto de 2015

"Eo", por Luis Cerezo.

Tuve un mal presentimiento con “Eo”, desde el principio. A veces me pasa. Creo que lo heredé de mi madre, a la que los libros le hablan. A veces la atraen desde los escaparates, desde una balda de la estantería, y ella acude solícita a la llamada. Alguna vez ha pasado que algún título se ha empeñado tanto que ha terminado habiendo más de un ejemplar por casa. Me estoy yendo por las ramas, pero es que me gusta más hablar de mi madre y sus brujerías que de libros que no me han gustado. Y “Eo” no, no me ha gustado. No tuve nunca ése gusanillo por empezar a leer, ni sentí ésa curiosidad que suele preceder a las lecturas en grupo. Nada de nada. Y fue un mal comienzo, pero no fue lo peor.

En “Eo” no funciona casi nada. Las situaciones que se viven son repetitivas y carecen de poso, de algo que, como lector, te haga moverte en alguna dirección. No conduce a la diversión, ni a la tristeza, ni a la emoción. Ni siquiera al entretenimiento. Hay simplemente un grupo de personajes deslavazados, tan carentes de alma que da la sensación de que fuesen de trapo y desfallecieran si desaparece la mano del autor que les da vida. Y hay una historia que no fluye, que no dice nada.

Desde el principio sentí algo que aborrezco cuando me adentro en una historia. Odio que me manipulen, que me marquen el caminito que tengo que seguir, que me dicten lo que tengo que sentir. Necesito espacio para formarme mis impresiones sobre los seres que pueblan las páginas, necesito ser yo quien decida si me caen bien, mal, si se me antojan perversos, bondadosos, si quiero quererles. El dibujo que Luis Cerezo hace de Pedro, su protagonista, se me antojó demasiado excesivo. No sólo estamos ante un niño sensible, con un padre ausente e inmerso en una penosa situación económica. Es que además sufre acoso escolar, se alimenta de pan rancio y croquetas congeladas y su devota madre no es capaz de dejarle en el frigorífico unas míseras lentejas. Ante este panorama, pronto llegará el malvado señor de los servicios sociales. Demasiado. Al menos para mí. Tanto empeño había en que cogiese cariño a Pedro que mi cerebro emocional dijo que no. Nanai.

Al final “Eo” no es nada de lo que promete. No es un relato vertiginoso, porque la acción se muestra cíclica, constante y aburrida. No es un cuento, porque le falta magia para serlo, y carece de la verosimilitud necesaria para ser cualquier otra cosa. Los sentimientos son planos, simples, infantilizados, que no infantiles. Aparece alguna personificación que me dio ganas hasta de correr. Con la que está cayendo.


A “Eo” le falta funcionar, y no lo hace en ningún sentido. Supongo que es aquí y ahora cuando debo insertar las pertinentes alegaciones. Que todo esto es mi opinión y que es probable que otro lector encuentre en esta historia todo aquello que yo no he podido encontrar. Pero todo eso se da por hecho, y por más que busco, y rebusco, no encuentro ningún aspecto para ponerle un poquito de dulce a esta reseña, que se va a quedar así. Tal cual.

domingo, 9 de agosto de 2015

La semana que nos espera (51)

Estoy leyendo

 
Volver a leer "1984" está siendo toda una experiencia. Los años que han pasado desde mi primera lectura no han hecho que dejara de estremecerme con algunos pasajes de la visionaria novela de George Orwell. La vivo en otro contexto, con otra visión del mundo, sabiendo lo que va a pasar, y aún así, consigue tocarme profundamente.
Acompaño "1984" con "La mujer que nunca tenía frío", de Elisabeth Elo, un thriller de ritmo pausado en el que me está costando un poquito entrar pero que creo que tiene elementos que la hacen distinta de otros títulos del género. Confío en que llegará a gustarme.

Reseñas

 

El martes es mi turno para reseñar "Eo" de Luis Cerezo. Una novela que creo que ya todos sabéis que no he disfrutado demasiado y que me costó mucho terminar.
El jueves es el turno de "Y pese a todo..." de Juan de Dios Garduño, ahora rebautizada como "Extinction", que es el título que llevará el largometraje que se estrena el próximo 14 de Agosto basado en la novela. Una de zombies que he disfrutado muchísimo.

Sorteos



Laky, del blog Libros que hay que leer, sortea cuatro ejemplares de "El bar de las grandes esperanzas" de J. R. Moehringer.
Hasta el 5 de septiembre.
Bases.

jueves, 6 de agosto de 2015

"La trampa", por Melanie Raabe.

Ocurre a veces que los astros caprichosos se  alinean de tal forma que ocurre un hecho extraño, si no excepcional, cuando menos insólito o poco corriente. También ocurre con los libros, no con ellos como seres de páginas y pastas duras y blandas, sino en nuestra relación con ellos. Y encontramos algo que se sale de lo acostumbrado. Quizá no mejor, ni peor, sólo distinto. “La trampa” de Melanie Raabe es una extraña y acertada confabulación de los elementos para traernos un thriller que cumple las normas de uso del género pero que viene aderezado con ése algo más del que casi siempre carece.

Quizá mucha culpa la tenga la saturación del género negro. Hoy en día las líneas se difuminan y el thriller psicológico, el más puro, se mezcla con novela negra, distopías, thrillers venidos de otras vertientes, unas apocalípticas, otras políticas, otras más clásicas. Y quizá por culpa de esta súper población, nos hemos empeñado en adjetivar al thriller siempre del mismo modo. Ni uno se sacude el sambenito de la adicción y las prisas. Trepidante, vertiginoso, adictivo. Qué mareo.

En “La trampa”, la escritora Linda Conrads se erige como un completo misterio para prensa y lectores. Vive recluida en una casa aislada, no concede entrevistas, no asiste a fiestas o actos literarios. Se ha dicho de casi todo sobre ella, pero nadie adivina que Linda vive sumida en un terrible shock post traumático causado por el asesinato de su hermana once años atrás. Y un buen día, su vida se pone patas arriba cuando reconoce en televisión al asesino de Anna, el famoso periodista y corresponsal televisivo Victor Lenzen.

Como veis, nada que se salga de lo convencional en cuanto a argumento.  O quizá sí, porque la narración que Melanie Raabe hace en algunos pasajes del estado emocional de Linda me ha resultado, cuanto menos, interesante. Es difícil, sumamente difícil, entrar en la mente de alguien paralizado por el miedo y por la conciencia de ésa misma parálisis. Un bucle infinito, complejo, del que es imposible salir. Ni cuando se duerme.

Mis sueños siempre comenzaban alegres y luminosos, pero tarde o temprano, al principio de forma imperceptible, muy paulatina, se teñían como un papel secante sumergido en tinta negra. En la selva les hojas caían y los animales enmudecían. El cristal multicolor de pronto era afilado y cortaba los dedos, el cielo se cernía en tonos burdeos.

También aparece el juego literario de la novela dentro de la novela. Y así, la narración de Linda en primera persona se intercala con los pasajes de su nueva publicación, en la que narra, a través de Sophie, su alter ego literario, lo ocurrido años atrás con su hermana y la posterior investigación que la policía llevó a cabo. Cierto es que en algún momento, los fragmentos de la novela rompen con el ritmo de la línea principal, en una especie de brutal coitus interruptus, de ésos que te dejan con ganas de gritar palabras muy muy feas. Pero Raabe juega bien sus cartas y logra una buena dinámica entre ambas partes, que se complementan con acierto.

Es una pena que con tanto a su favor, la autora caiga en alguna ocasión en el juego sucio, en la trampa facilona que provoca el golpe de efecto necesario para cerrar el capítulo. Reconozco que es un recurso que cuando me resulta demasiado evidente, no me hace demasiada gracia. Sobre todo porque quizá la novela no lo necesitaba, y ocurre unas cuantas veces. Pero volvemos al principio, a las exigencias del género.

A pesar de ello es una lectura intensa y ligera a un tiempo, de las que absorben y paralizan el reloj, de las que te piden leer un poquito más. Sustentada en dos perfiles interesantes y con cuerpo, "La trampa" es una buena lectura para evadirse y jugar a ponerse del lado de uno u otro personaje. Tú, ¿con quién irás?


martes, 4 de agosto de 2015

Así fue julio.

Lecturas

  

   


Reseñas

 


Retos

Reto Genérico  31/ 37


Iniciativas

Mes temático de la fantasía y el humor
Lectura conjunta "Eo", de Luis Cerezo.
Lectura conjunta "La hija del dragón", de Myriam Millán.

domingo, 2 de agosto de 2015

La semana que nos espera (50)

Estoy leyendo

Este fin de semana ando sumergida en una novela de ésas apocalípticas. Se llama "Y pese a todo...", su autor es Juan de Dios Garduño y la recibí hace unos días por cortesía de la editorial Stella Maris. Este mismo mes de agosto verá la luz su versión cinematográfica, así que intentaré traeros cuanto antes mi reseña, aunque ya os adelanto que me está gustando mucho cómo maneja el autor los elementos que tiene a su alcance.
El lunes comenzamos la lectura, en mi caso la relectura, del clásico de George Orwell "1984". Se trata de mi novela favorita, la que más me ha impactado y de la que espero volver a disfrutar como lo hice hace años. Aún estáis a tiempo de uniros a nosotros a través de Twitter con el hastag #leemos1984


Reseñas


Ya estamos oficialmente en el mes de thriller y "La trampa" de Melanie Raabe será una de mis aportaciones. Se trata de una de las novedades de la editorial Grijalbo para este verano. Un título que la propia editorial me ofreció pero que por alguna razón nunca llegó. Pero como ya tenía el gusanillo, pues no me quedó más remedio que comprarla. Un título muy entretenido con un toque metaliterario que seguro que le pone los dientes largos a más de uno.


Sorteos



El blog Daydreaming about real love celebra su segundo aniversario con un sorteo en el que podéis participar hasta el 24 de agosto.
Bases.








El blog Libros que hay que leer sortea un ejemplar de "Hormigas en la playa" de Rafa Moya.
Hasta el 6 de septiembre.
Bases.





El blog El templo de la lectura sortea un ejemplar de "La guarida del león" de Christine Feehan y un ejemplar de "La letra con sangre" de Saul Black.
Hasta el 6 de Septiembre.
Bases.