martes, 11 de agosto de 2015

"Eo", por Luis Cerezo.

Tuve un mal presentimiento con “Eo”, desde el principio. A veces me pasa. Creo que lo heredé de mi madre, a la que los libros le hablan. A veces la atraen desde los escaparates, desde una balda de la estantería, y ella acude solícita a la llamada. Alguna vez ha pasado que algún título se ha empeñado tanto que ha terminado habiendo más de un ejemplar por casa. Me estoy yendo por las ramas, pero es que me gusta más hablar de mi madre y sus brujerías que de libros que no me han gustado. Y “Eo” no, no me ha gustado. No tuve nunca ése gusanillo por empezar a leer, ni sentí ésa curiosidad que suele preceder a las lecturas en grupo. Nada de nada. Y fue un mal comienzo, pero no fue lo peor.

En “Eo” no funciona casi nada. Las situaciones que se viven son repetitivas y carecen de poso, de algo que, como lector, te haga moverte en alguna dirección. No conduce a la diversión, ni a la tristeza, ni a la emoción. Ni siquiera al entretenimiento. Hay simplemente un grupo de personajes deslavazados, tan carentes de alma que da la sensación de que fuesen de trapo y desfallecieran si desaparece la mano del autor que les da vida. Y hay una historia que no fluye, que no dice nada.

Desde el principio sentí algo que aborrezco cuando me adentro en una historia. Odio que me manipulen, que me marquen el caminito que tengo que seguir, que me dicten lo que tengo que sentir. Necesito espacio para formarme mis impresiones sobre los seres que pueblan las páginas, necesito ser yo quien decida si me caen bien, mal, si se me antojan perversos, bondadosos, si quiero quererles. El dibujo que Luis Cerezo hace de Pedro, su protagonista, se me antojó demasiado excesivo. No sólo estamos ante un niño sensible, con un padre ausente e inmerso en una penosa situación económica. Es que además sufre acoso escolar, se alimenta de pan rancio y croquetas congeladas y su devota madre no es capaz de dejarle en el frigorífico unas míseras lentejas. Ante este panorama, pronto llegará el malvado señor de los servicios sociales. Demasiado. Al menos para mí. Tanto empeño había en que cogiese cariño a Pedro que mi cerebro emocional dijo que no. Nanai.

Al final “Eo” no es nada de lo que promete. No es un relato vertiginoso, porque la acción se muestra cíclica, constante y aburrida. No es un cuento, porque le falta magia para serlo, y carece de la verosimilitud necesaria para ser cualquier otra cosa. Los sentimientos son planos, simples, infantilizados, que no infantiles. Aparece alguna personificación que me dio ganas hasta de correr. Con la que está cayendo.


A “Eo” le falta funcionar, y no lo hace en ningún sentido. Supongo que es aquí y ahora cuando debo insertar las pertinentes alegaciones. Que todo esto es mi opinión y que es probable que otro lector encuentre en esta historia todo aquello que yo no he podido encontrar. Pero todo eso se da por hecho, y por más que busco, y rebusco, no encuentro ningún aspecto para ponerle un poquito de dulce a esta reseña, que se va a quedar así. Tal cual.

18 comentarios:

  1. Pues sí que te ha disgustado, por lo que sabía el inicio no era tan malo pero en el resto más o menos lo dejas igual. Qué penoso tener que rebuscar aspectos positivos y no dar con ellos, una pena para autor y lector, desde luego. Espero que remontaras después de esto.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta novela ya hace tiempo que la tengo en la lista de no pendientes. Veo que EO decepciona a quienes participan en la lectura conjunta. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hay que fiarse del.instinto. No lo tengo yo como tú p tu madre peri cuando me da, la verdad es que no me suele fallar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es duro hacer la reseña de un libro que no te ha trasmitido nada, y veo que no eres la única a quien este libro no ha gustado.
    Yo ya le he echado la cruz
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tal como comentas en el párrafo final, cada lector es diferente y por lo tanto no a todos no gustará lo mismo, los motivos por los que no te ha gustado han quedado muy bien explicados. Yo disfruté más de esta lectura, sobre todo la primera parte porque luego sí se me hizo repetitivo y el final es lo que menos me ha gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues así se queda entonces. A mí me cuesta horrores hacer una reseña negativa, siempre intento buscar algo bueno, pero cuando no hay, no hay.

    Siento que no te haya gustado. Yo no conocía la novela de antes, o al menos no recuerdo haberla visto, pero la portada no me ha gustado nada. Me ha dado mal rollo y sólo por eso creo que no me habría acercado mucho a ella.

    Espero que tengas más suerte con la próxima lectura :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi este libro en ningún momento me ha llamado la atención y pronto vi que comenzaron a organizarse Lecturas Conjuntas y a estar en sorteos, que la gente lo reseñaba... vamos, que tenía mucha repercusión. Sin embargo aun no he leido nada bueno sobre él, casi todo el mundo coincide en lo que tú dices, que si no funciona, que si ni fu ni fa... Así que no te preocupes y disfruta de tu próxima lectura ^^ un beso.

    ResponderEliminar
  8. A mi me ha gustado más que a ti, aunque creo que la necesidad y el momento en el que la leí también influyo, besotes

    ResponderEliminar
  9. Te ha pasado lo mismo que a mí con "El cielo ha vuelto" de Clara Sánchez. Un libro que aborrezco por cada letra escrita, jaja.
    A veces pasa.
    A buscar mejores.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Ya he visto que no ha gustado nada por la blogosfera, casi que me alegro porque así eso que me ahorro jejej. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Jajajaja, Mara me encantan tus reseñas y me río como con nadie. Te has quedado a gusto, ¿eh? Pues me parece muy bien que digas lo que de verdad te ha parecido. Yo soy de las que encontró a Pedro dulce en un principio pero la segunda parte se me hizo muy cuesta arriba. Resumiendo, tampoco logró convencerme.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues "tal cual" estoy totalmente de acuerdo contigo. Insípido y soso hasta aburrir y eso sin contar que como extremeña Mérida me ha dolido a rabiar :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  13. No puedo decirte nada que no sepas ya. Te ha quedado una reseña impecable, como siempre, que suscribo palabra por palabra. Me ha hecho gracia lo de las lentejas, a mí es que me tuvo preocupadísima la alimentación de Pedro durante toda la lectura y no dejaba de pensar pues precisamente en eso, en mis fines de semana de cocina, de botes de lentejas, de purés... ;)
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. No sabía yo de ese don familiar!!! Estoy de acuerdo en que le falta magia, que no es lo que promete, pero yo en la primera parte me sentí cómoda ... luego se me fue de las manos!
    Un beso y gracias por tu sinceridad!

    ResponderEliminar
  15. Compartimos casi todas las sensaciones que describes. NO logré hacerme con este libro.

    ResponderEliminar
  16. Muy difícil comentar un libro con el que no conectas. A mí también me decepcionó pero lo disfruté un poquito más a pesar de que por la mitad pierde la magia del inicio.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaya reseña más seca y negativa! ¡Qué amargura! He de decir que a mí el libro me encantó, y conozco bastante gente que también han disfrutado mucho de su lectura. Besos, Marta

    ResponderEliminar