lunes, 30 de junio de 2014

"La leyenda del ladrón", por Juan Gómez Jurado.

“La leyenda del ladrón” es un viaje de vuelta a la niñez. A los libros que mi padre me traía, algunos rescatados de obras viejas, entre ruinas, abandonados por sus dueños. Otros de algún puesto ambulante, en ferias y mercadillos. Verne, Dumas, Salgari, Stevenson. Mi capitán de quince años y mis mosqueteros.
Casi he vuelto a oler, a sentir aquellas tardes eternas, tirada sobre la retalera, envuelta toda mi alma entre piratas y bandoleros. Sólo por eso ya tengo que agradecerle a Juan Gómez Jurado que escribiera “La leyenda del ladrón”. Porque más allá del estilo, de la trama, de los personajes, de cualquier aspecto objetivo de una novela que uno quiera abordar, lo que prevalece siempre son las sensaciones. Más si son tan gratas. Más si te llevan de vuelta a la niñez, al sol del sur y a la leche fría, cuando no había Google para buscar qué era un maravedí y los niños poníamos en práctica esa técnica tan fabulosa de adivinar significados por el contexto. O preguntándole a mamá. Viene a ser lo mismo.

Es también un homenaje a los clásicos. A los que he nombrado y seguro que a muchos más que nunca he leído. La prosa de Juan Gómez Jurado, tan sencilla y a la vez tan respetuosa con el lector, tiene el sabor de la picaresca del Lazarillo de Tormes; el espíritu de los Mosqueteros de Dumas y el alma aventurera de Verne.
Un constante juego de guiños literarios en el que también los dos autores más relevantes de la literatura universal se pasean con plena naturalidad, interviniendo aquí y allá, jugando a que realidad y ficción se den la mano y dejando a su paso una suerte de referencias que personalmente, he encontrado divertidas y bien hiladas.

“La leyenda del ladrón” es una muestra de que la buena literatura y el más puro entretenimiento pueden ir de la mano. Una prosa sencilla, nada farragosa, acorde con la historia que nos cuenta y que es, a un tiempo, elegante y cuidada. Todo ello dentro de una ambientación maravillosamente visual, en la que la ciudad Sevilla se convierte en un personaje más, dotado de vida, retratado en el fondo y en la forma de manera que adquiere personalidad, convirtiendo sus calles en tramposos matones o ansiados refugios.

Los personajes se dibujan con buena mano, dentro de los cánones de la novela de aventuras: malos y buenos, sin medios tonos. Quizá he echado de menos un mayor desarrollo de las relaciones que surgen entre ellos, especialmente la de Sancho y Clara, que parece resolverse en cuatro escenas y que podría haber tenido un mayor recorrido, especialmente si tenemos en cuenta la extensión de la novela y que hay ciertas partes que provocan sensación de estancamiento (sobre todo la segunda, con Sancho en galeras, y los últimos compases que tienen lugar previos al clímax final).

A pesar de ello, es una novela de la que sin duda disfrutaréis. Un fantástico relato de aventuras con mucha miga, casi con un poso de metaliteratura, que os regalará unas cuantas horas del más puro entretenimiento.

sábado, 28 de junio de 2014

Antojos Literarios (III): "Mr. Mercedes", de Stephen King

Pues sí. Para no perder la costumbre, también quiero leer esta novela. 
De hecho, estoy convencida de que leería con fruición compendios de ingeniería aeronaval si al amigo Stephen King le diese por escribirlos. Seguro que me daban escalofríos y terminaba coleccionándolos.

Stephen King se adentra, dice él que por primera vez (¡JA!), en el terreno de la novela negra policíaca.

En las frías horas que preceden al amanecer, en una ciudad del Medio Oeste que atraviesa dificultades económicas, cientos de personas sin trabajo, desesperadas, hacen cola para conseguir sitio en una feria de empleo. De improviso, un conductor solitario se abre paso entre la multitud en un Mercedes robado, atropellando a los inocentes, retrocediendo y arremetiendo de nuevo. Ocho personas mueren y quince resultan heridas. El asesino escapa.
En otra parte de la ciudad, meses más tarde, un policía retirado llamado Bill Hodges sigue obsesionado por ese crimen todavía sin resolver. Cuando recibe una demencial carta de alguien que se identifica como el "extra" y que amenaza con un ataque aún más diabólico, Hodges abandona su deprimente y vacío retiro, empeñado en evitar otra tragedia.
Brady Hartfield vive con su madre alcohólica en la casa donde nació. Le gustó sentir la muerte bajo las ruedas del Mercedes y desea volver a experimentar esa sensación. Solo Bill Hodges, con un par de aliados poco usuales, puede apresar al asesino antes de que actúe de nuevo. Y no hay tiempo que perder, porque la próxima misión de Brady, de tener éxito, matará o mutilará a miles de personas.

(Sinopsis extraída de la página Todo Stephen King)


¿A que apetece? ;)

miércoles, 25 de junio de 2014

Lectura Conjunta "Un saco de huesos"

Lunes 14 de Julio. ¿Preparados?

¡Paso lista!

Teresa @leyendoenelbus
Manuela @Entremilibrosyo 
Nora Bosco @NoraBosco1
Lulu
Ángela Leon @Aleonpizarro
Isabel Macías 
Dani Filth @Shhhhhh_
Cartafol @OmeuCartafol 
Rustis @rustismustis
Mustis @Mustislectora 
Sandra @estantesllenos
Cristina Roes @Cristina_Roes 
Mónica @Rubiester
Lourdes @despiertalibros 
Carol @iru_nesa 
Lucía @llupna
Patricia Navascues
Isabella @pragmaticamujer 
Tere @Terina18
MariMari @bivi34
Richard Rodríguez @richard_once
Historias Susurradas @HSusurradas

Gracias a todos por sumaros a la iniciativa y por la difusión que le habéis dado a través de vuestros blogs, Twitter y demás. Os dejo el banner por si os apetece colaborar aún más (gracias Teresa).

Comentaremos a partir del día 14 con el hastag #UnSacoDeHuesos

¡Os espero!






lunes, 23 de junio de 2014

"Bajo la misma estrella", por John Green.

"Creo que en este mundo tienes que elegir cómo cuentas las historias tristes, y nosotros elegimos la versión divertida"

Llorarás y reirás, promete la portada de “Bajo la misma estrella”, en palabras de Markus Zusak, autor de “La ladrona de libros”. Y lo cumple. Ay de ti si no lo hace, porque entonces, algo no anda bien ahí dentro. Es imposible no rendirse al encanto de la novela de John Green. Porque sí, es una novela juvenil, es una novela sobre el cáncer, es una novela de la que saldrá una película que nos saldrá hasta en la sopa. Es todo eso, pero es muchas cosas más y no es, en su esencia, tan banal o tan seria como uno pudiera prejuzgar.

No os dejéis influir por las etiquetas. Si habéis descartado esta novela porque viene con el sambenito de novela juvenil, dad marcha atrás y pensadlo otra vez. Olvidaos de la narración típica de algunos autores de este género, que creen estar escribiendo para adolescentes incapacitados gramaticalmente. Esto no es “Divergente” y Veronica Roth exhibiendo su uso exclusivo y abusivo de la primera persona del presente de indicativo. Hay una narración rítmica, evocadora y con sustancia. Hay buenos diálogos, repletos de humor, chispeantes. Es una novela que está fantásticamente escrita y es a la vez asequible para cualquier lector, con un importante componente de metaliteratura, agradable, cruda, adolescente, hermosa, triste.

Hazel, enferma de cáncer en estadio IV, momentáneamente paralizado por un milagroso medicamento, conoce a Augustus, ex enfermo de osteosarcoma. La enfermedad, con todo lo que conlleva, no ha hecho que dejen de ser lo que son: dos adolescentes sacudidos por unas circunstancias distintas, pero iguales al resto en el fondo. Ella es cabezota, contestona, dulce y obsesiva. Él es tremendamente locuaz e inquieto. Hazel vive pegada a un carrito con oxígeno sin el que no puede dar más de dos pasos. A Gus le falta una pierna. Cosas de la enfermedad. Pero ni una cosa ni la otra impiden que se enamoren, que fantaseen juntos, que se quieran ni que emprendan un viaje, cruzando medio mundo, en busca del autor de “Un dolor imperial”, el libro que obsesiona a Hazel y que ha releído mil veces.

No sólo ese libro y su autor, Peter Van Houten (ambos ficticios) conforman el aspecto metaliterario del libro. Viajaremos también a la casa de Anna Frank en Ámsterdam, donde recorreremos el museo y su historia, y asistiremos a una de ésas escenas tan bonitas que te entran ganas de lanzar el libro, ponerte en pie y aplaudir y dar saltitos por el salón.

John Green lo borda en la construcción de sus personajes, ése es el punto fuerte de su novela. Incluso aunque ocasionalmente caiga en algún maniqueísmo propio de novela adolescente, a Hazel y a Gus se les coge cariño, te los crees.  

¿Hay situaciones edulcoradas? Sí. Pero sin caer en el empalago. Es una novela sencilla, sin artificios, que se ve venir, predecible en su desarrollo, sin que eso le reste un ápice de emotividad. Es una novela para no tenerle miedo. Ni por ser un súper ventas, ni por el público al que parece dirigirse, ni por la temática que aborda. Quizá debáis darle una oportunidad si no lo habéis hecho. Igual os espera una grata sorpresa. 

sábado, 21 de junio de 2014

La semana que nos espera (1)

¡Vaya semana intensa que tenemos por delante! Y no sólo por el sol de justicia que nos machaca aquí abajo. Habrá que ponerse a la sombra y aprovechar que el verano que ha entrado con fuerza para sestear y leer. Los que tenéis la suerte de estar en la playa, o en la repleta piscina de algún hotel, seguro que podéis añadirle al cuadro el agua fresquita y alguna copa entre página y página. Los que seguimos al pie del cañón no tenemos más remedio que elegir lecturas que nos ayuden a evadirnos. Por eso, esta semana tenemos dos lectura conjuntas que prometen traer un soplo de aire fresco.

El próximo lunes 23 comenzamos con "Un hotel en ninguna parte", de Mónica Gutiérrez.
A Emma Voltarás no le queda nada: ni trabajo, ni casa, ni pareja. Por eso acepta una oferta para trabajar todo el invierno en El Bosc de les Fades, un hotel escondido en un bosque. Allí aprenderá que todo lugar extraordinario esconde secretos pero ¿no es ese el mejor punto de partida para empezar de nuevo? Y es que cuando no te queda nada allí de donde vienes no tienes más remedio que seguir adelante.

Emma pronto descubrirá que la amistad puede encontrarse en cualquier lugar, por muy escondido que esté, quizás de la mano de una camarera de habitaciones hada madrina, o de una niña extraordinaria, o de un viejo escritor necesitado de ternura, o de un cocinero que le abrirá las puertas de los escenarios, o de un surfero que se hace mayor a su pesar, o de una jardinera susceptible; o, quizás de la mano de un hombre huraño y maravilloso capaz de devolverle la ilusión por volver a bailar sobre zapatos de cristal entre las flores de un jardín encantado.

Sin mapas. Sin prisas. Sin condiciones.
Ven a perderte en El Bosc de les Fades.

Una lectura que como veis, promete transportarnos a otro lugar. Si os apetece acompañarnos, podéis hacerlo desde este link.

A finales de semana, el viernes 27, empezaremos con la lectura conjunta de "El nadador", la obra debut de Joakim Zander que nos llega del frío. De Suecia concretamente, y que promete engancharnos como lo han hecho otras buenas novelas nórdicas.

Una tórrida noche en Damasco a principios de los años ochenta. Un agente estadounidense abandona a su bebé a un destino incierto, una traición que jamás se perdonará a sí mismo y que será el comienzo de una huida de su propio pasado que lo terminará llevando a cualquier sitio donde la tensión y el peligro le permitan olvidar. Hasta que ya no se pueda esconder de la verdad. Hasta que se vea obligado a tomar una decisión crucial. 

Treinta años después Klara Walldéen, una joven sueca que trabaja en el Parlamento de Bruselas, se ve envuelta en una trama de espionaje a nivel internacional. En ella están implicados su antiguo amante y exmiembro de las fuerzas especiales del ejército sueco, Mahmoud Shamosh, y su padre, un agente secreto americano al que nunca ha conocido. De la noche a la mañana, Klara y Mahmoud se convierten en el objetivo de una cacería que se desarrolla por la Europa invernal, un mundo donde las fronteras entre países se han vuelto igual de borrosas que la línea que separa a aliado y enemigo, verdad y mentira, pasado y presente. 

El nadador es una novela de intriga que habla de deudas y desagravios. De la importancia y el peso del pasado. Y de que, al final, nunca puedes escapar de la persona que eres.

Y para terminar de aliviar estas calores, ahí van unos cuantos sorteos que están en marcha y que traen apetecibles historias.

La orilla de los libros se estrena como página web, y lo celebra con un sorteo en el que habrá ocho premios. Las bases pinchando en la imagen.

Image and video hosting by TinyPic

En el blog Leer es viajar, se sortea un ejemplar de "La venganza del tiempo", hasta el 29 de Junio.
Las bases en la imagen.

Image and video hosting by TinyPic

Aún podéis participar en el sorteo aniversario en el blog de Rustis y Mustis, y el de un ejemplar de "Una vida sin ti", de Jean Rhys, en el blog de Lo que leo, lo cuento.

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

jueves, 19 de junio de 2014

Antojos Literarios (II): "El don", por Mai Jia

¿Quién le dice que no a esa portada tan sugerente? Sólo a nivel visual, ya es una novela que te llama, que te pide que te la lleves, que le des una oportunidad, que te arriesgues a probar a un autor que no conoces. Va, seguro que te gusta. Llévame. Soy diferente.
Te acercas, la coges, les das la vuelta, lees la contraportada.


«Si se para a pensarlo —continuó el director—, un genio matemático, alguien que desde la infancia había estado en contacto íntimo con la interpretación de los sueños, un hombre que había estudiado la filosofía china y el pensamiento occidental, y que había explorado las complejidades de la mente humana, era alguien que tenía un don y había nacido para ser criptógrafo.»

Rong Jinzhen es un chico fuera de lo común: educado por un extranjero en la China de los años veinte, vive una infancia solitaria, sumergido en su propio mundo. Pero pronto desarrolla un don que lo hace extraordinario. Rong puede ver lo que nadie más ve, sus conocimientos van más allá de lo que una persona corriente puede entender. Convertido en un genio de las matemáticas conocido en todo el país, Rong es obligado a abandonar su carrera académica cuando es reclutado por el departamento de criptografía del servicio secreto chino.

Atrapado en las grietas de un sistema terrorífico, se convertirá en el mayor descifrador de códigos del país, pero deberá enfrentarse a un reto que nadie ha podido superar hasta el momento, poniendo a prueba los límites de la razón y la cordura. ¿Dónde acaba la genialidad y empieza la locura? Inusual, inclasificable, original, absorbente, fascinante, extraordinario y adictivo, El don, el mayor fenómeno literario en China, ha entrado por la puerta grande en su conquista de Occidente recibiendo el aplauso unánime de la crítica internacional.


Y yo, que soy una chica fácil para esto de los libros, las portadas y los autores exóticos, me la llevaré. ¿Cómo decirle que no?.

lunes, 16 de junio de 2014

"La noche soñada", por Màxim Huerta

Hay ocasiones en que uno se encuentra, de repente, con que una novela se te pega a la piel. Como una lapa. Y se queda ahí. Pasan los días y persiste su esencia, su presencia. “La noche soñada” es una historia poblada de aromas, instantes, sabores que, como el azúcar glas con el que tía Visi espolvorea los dulces, forman una capa que se adhiere a ti, lector, por dentro. Es una novela para releer, para saborear, para pararse a respirar. Es una historia sobre el amor más puro y universal. Es una novela tan bonita, tan triste, sobre lugares tan comunes, que será asequible para cualquiera. Porque habla de cosas que todos entendemos, que hemos sentido. Porque se vale de un lenguaje universal. Aquí, o en cualquier lugar, todo el mundo sabe, entiende, reconoce lo que vale y significa el abrazo de una madre.

Con una prosa volcada en lo sentimental y un lenguaje cercano, sencillo pero con vocación poética, Máxim Huerta se mete de lleno en un universo femenino, poblado de mujeres que revolotean alrededor de Justo, el niño que hará de su nombre su cometido en la vida. El día que Ava Gadner, estrella ya venida a menos, visita la población de Calabella para inagurar el cine de verano, Justo decide que es el momento de cambiar el rumbo de su vida y la de su familia. Que ha de ser él, y nadie más, quien se haga cargo. Treinta años después, desde Roma, el niño ya hecho hombre recordará aquel día, dispuesto a soltar el peso que ha lastrado, desde entonces, su existencia.

No os voy a contar más, todos sabéis donde encontrar una sinopsis si estáis interesados en ella. Realmente la trama no importa tanto como las sensaciones. Hacía mucho tiempo que no encontraba tantas entre las tapas de un libro. Tanta nostalgia, tanta esperanza, tanta pena. El recuerdo constante de que esta vida es una enfermedad irreversible, que el tiempo pasa, pasa, pasa constantemente para todos. La esperanza de que aún puedes ser la mejor madre, o el mejor hijo, o la mejor hermana. La pena que te produce echar de menos tantas cosas.

Tampoco sabría decir si ha calado tanto en mi porque es  realmente una obra escrita para ello, o porque mi momento personal así lo ha decidido, o porque se adentra en aspectos de la vida que a uno le tocan de cerca. No me hagáis mucho caso. Quizá la leáis y no sintáis, ni veáis, nada de eso. Ya sabéis como es esto de leer, de interpretar, de sentir con una historia. Tantas lecturas como lectores.

domingo, 15 de junio de 2014

Ronda de sorteos

En el blog Lo que leo lo cuento, sorteo de un ejemplar de "Una vida sin ti", de Jean Rhys. El plazo termina el 27 de Junio
.

En el blog de Rustis y Mustis están de aniversario y tienen un sorteo con un montón de libros para 7 ganadores. El plazo termina el 24 de Junio.

El próximo día 23 de Junio empezamos la lectura conjunta de la novela "Un hotel en ninguna parte", de Mónica Gutiérrez. Si os apetece acompañarnos, podéis conseguir un ejemplar de los tres que Isi sortea en su blog.

En el blog de May R Ayamonte también hay en marcha un sorteo interesantísimo, con un montón de libros para los afortunados. El plazo termina el 1 de Julio.


En Adivina quien lee sólo se sortea un ejemplar, pero es de lo más apetecible. El título: "Los tres nombres del lobo", de Lola P. Niebla. Hasta el 2 de Julio.
En daydreaming about books sortean un ejemplar de la novela del momento, "Bajo la misma estrella" de John Green. Hasta el 17 de Junio.

Hasta el 15 de Julio, en el blog Nadando entre palabras, un sorteo que os encantará.

viernes, 13 de junio de 2014

Antojos Literarios (I): "Edén", por Andrés Pascual

Andrés Pascual me conquistó hace un par de años con su deliciosa novela "El haiku de las palabras perdidas", cuyas últimas páginas leí con un nudo de ésos que abarcan desde la tripa hasta la garganta. Me pareció una novela especial, con sabor a mimo, a cariño, a bienestar. Enseguida me hice con sus otras dos novelas, "El compositor de tormentas" y "El guardián de la flor de loto" y, si bien tengo que reconocer que no me enamoraron de la forma en la que lo hizo "El haiku...", sí que encontré en ellas (aunque en menor medida) los mismos ingredientes que me habían cautivado antes.

Por eso se me antoja "Edén". La sinopsis ya me hace intuir que sigue en la línea de las obras anteriores de Andrés Pascual, y por tanto, sé que encontraré en ella esa prosa llena de sensibilidad, tan propia del autor. Si a vosotros también os apetece "Edén", podéis leer las primeras páginas aquí.


A Mika no le sonríe la suerte últimamente. En paro y sin perspectivas de futuro en España, decide abandonarlo todo y buscar trabajo en Brasil, el floreciente país de las nuevas oportunidades. Poco después de aterrizar en São Paulo, un repentino apagón deja a oscuras a sus veinte millones de habitantes. Al instante, siete potentes focos que forman una estrella sobre la azotea de un rascacielos iluminan las favelas del extrarradio. Entre tanto, las redes sociales se inundan con la fotografía de un cadáver sin identificar con el texto #DíaPrimero.

Éste es solo el principio de una cadena de increíbles acontecimientos que convertirán a Mika en la pieza fundamental de una trama de inabarcables proporciones diseñada para terminar con la civilización actual: carcomida por las desigualdades, la aniquilación de los recursos naturales y la corrupción política y empresarial. Mientras los asesinatos se suceden, Mika se enfrentará al conflicto que planea sobre toda revolución: ¿hasta dónde llegarías para cambiar el mundo?

La nueva novela de Andrés Pascual, autor de El guardián de la flor de loto, es un laberinto de intriga y acción en estado puro entre la enigmática Amazonía y las modernas urbes brasileñas que rompe barreras para entretener al lector, dar respuestas ante la crisis de valores y lanzar un mensaje esperanzador sobre el mundo en el que vivimos.

martes, 10 de junio de 2014

"El canto del cuco", por Robert Galbraith.

“El canto del cuco” es una novela que agradece que el lector se acerque a ella bajo dos condiciones: no haber leído reseñas al respecto y no saber quién se esconde bajo el seudónimo de Robert Galbraith. Siento que bajo ese prisma, la novela se lee con otra luz, y se lee mejor.

Quizá era yo el único ser de este planeta que no sabía que Galbraith era realmente J. K. Rowling. De haberlo hecho, posiblemente, esta reseña tendría un enfoque distinto. Prejuicios. Pero resulta que empecé a leer sin tener ni idea de ello, y habiendo leído además varias reseñas que ponían la novela a caldo. Lenta, tibia, aburrida, floja…
Clásica. Elegantemente clásica. Así la definiría yo.

Alejada de los cánones de la novela negra actual, más proclive a los asesinos en serie que dejan tras de sí un rastro indeleble de vísceras y destrucción, aquí no hay más sangre que la de ese frágil Cuco roto sobre el asfalto. No hay sofisticadas torturas (excepto si eres ex fumadora, porque los protagonistas se pasan la novela dándole al cigarrito, lo que ayuda a crear atmósfera pero te destroza la firme convicción de no volver a dar una calada). No hay ADN que contrastar, sino huellas sobre la alfombra.

Carece también de giros constantes, y nos ofrece a cambio un ritmo pausado pero mantenido, sin altibajos, con un buen uso de los diálogos y una prosa fantástica que se desliza ocasionalmente, y de forma acertada, sobre un fondo de oscuro humor británico (si es que esa combinación es, en algún modo, posible).

El protagonista es un detective de antes de los de manual. Jodido, muy jodido, todo lo jodido que se puede estar física y emocionalmente. Abandonado por su prometida, sin tener donde caerse muerto, arrastrando una pierna ortopédica, una cama plegable y un hervidor de agua. Fumador empedernido, proclive a los excesos alcohólicos y con un pasado que le atormenta cuando le viene en gana. Cormoran Strike es el alma de la novela. Un personaje construido con todos los requerimientos básicos del género y que es, además, absolutamente encantador, inteligente, sagaz. En búsqueda constante de la pregunta adecuada para desentrañar el misterio.

Como no podía ser de otro modo, el detective siempre ha de tener una eficiente ayudante. Robin cumple a la perfección con su papel de Watson, equilibra las personalidades del dúo protagonista y aporta un punto de frescura y alivio a la atormentada personalidad de Strike. Entre ambos se crea una química más que palpable que daría para unas cuantas entregas más.

La ambientación es otro de los puntos fuertes de la novela. Las calles de Londres se convierten en algo más que puro elemento paisajístico, toman cuerpo y se funden, como un protagonista más, con la narración, evocando lugares y estados de ánimo bajo su niebla y su lluvia constante. Calles, puentes, edificios de ladrillo rojo, pubs londinenses y taxis negros… una perfecta atmósfera británica y un perfecto caldo de cultivo para la trama.

Así, despacito y con buena letra, la autora nos conduce hasta un final que a mí personalmente me ha resultado acertado, aunque aderezado con una serie de giros previos a su resolución algo innecesarios pero tampoco excesivos (sin llegar al nivel de mareo y desorientación de novelas como “La verdad sobre el caso Harry Quebert” o similares). Una historia para disfrutar sin prisa y, a ser posible, con un Earl Grey caliente entre las manos mientras llueve fuera. 

sábado, 7 de junio de 2014

"Otra vuelta de tuerca", por Henry James


La novela que nos ocupa hoy no necesita presentación. Un clásico de las historias de fantasmas y una de las obras más conocidas de Henry James, "Otra vuelta de tuerca" narra la llegada de una joven institutriz a una antigua mansión victoriana para cuidar a dos hermanos de adorable carácter. Pronto harán su aparición los espectros del antiguo criado y la anterior institutriz para martirizar a la noble muchacha y a sus protegidos.

Con todos los elementos propios de la novela gótica, "Otra vuelta de tuerca" supuso, por su desarrollo, un auténtico punto de inflexión en su género, ya que a pesar de que hay en ella susurros, apariciones, velas que se apagan y sombras en la noche, también encontraremos un nudo y desenlace más próximos al thriller psicológico. Es una novela exigente para con el lector, una lectura de ésas que, una vez terminadas, te obligan a volver atrás y retomar ciertos párrafos para poder dar a la historia nuestra propia interpretación.

Con una prosa cuidada y ligera, Henry James nos adentra en la novela a través de un prólogo impecable en el que nos zambulle de lleno en un ambiente propicio: una reunión de la alta sociedad en la que un narrador nos irá introduciendo en la que será la trama principal de la novela. Pequeñas migajas para ir abriendo el apetito antes de entrar en la narración, ya en primera persona, de la institutriz.
Los personajes se dibujan siempre bajo el prisma de la protagonista, y a través de sus acciones y diálogos, será el lector el que deba interpretar hasta qué punto está dispuesto a creer, o no, el relato de la joven.

Adaptada de todas las formas posibles, "Otra vuelta de tuerca" ha pasado en numerosas ocasiones por el filtro del cine y la televisión. Desde Eloy de la Iglesia hasta la BBC. Ha sido también obra teatral, ópera y fuente de inspiración para diversos escritores posteriores y cineastas, como el propio Amenábar, que puso mucho de la obra de Henry James en "Los otros".



En definitiva, una de las obras imprescindibles para los amantes del género que, para ser apreciada en su justa medida, ha de leerse teniendo en mente que fue escrita a finales del siglo XIX, con todo lo que ello supone. Y es que por aquel entonces, casi nadie sabía que era eso del cliffhanger...

miércoles, 4 de junio de 2014

Libros apetecibles y sorteos varios

Hay sólo una cosa en el mundo, UNA, capaz de superar la lista de libros pendientes de un lector voraz: su lista de libros deseados. Los malditos libros, frenéticos, se mueven constantemente de una a otra, pero nunca dejan de bailar, y uno nunca deja de desear otro, y otro más. No importa cuanto satisfagas tu ansia, el hambre de libros siempre está. Unos vienen y otros van.

Hoy, aquí, primeros de Junio, y con una lista interminable de libros que tengo en casa y que quiero leer, el caprichoso destino no hace más que traerme a la mente otros que no tengo y que quiero, quiero, quiero, quiero.


Hoy sale a la venta "La última noche en Tremore Beach", que a pesar del título está escrita por Mikel Santiago.

Sinopsis: Un compositor que ha perdido la inspiración. Una casa aislada en una playa irlandesa. Una noche de tormenta que puede cambiarlo todo.  Peter Harper es un prestigioso compositor de bandas sonoras que, tras un traumático divorcio, se refugia en un rincón perdido de la costa de Irlanda para recuperar la inspiración. La casa de Tremore Beach, aislada en una enorme  y solitaria playa, parece el lugar indicado para lograrlo. Todo parece perfecto... hasta que llega la noche de la gran tormenta.  

No me digáis que la sinopsis no es apetecible... Pues además, me he topado con un par de reseñas la mar de entusiastas, y claro, una no es de piedra. ¡Lo quiero!


Otro libro que me apetece muchísimo es "Un millón de gotas", de Víctor del Árbol. Leí recientemente "La tristeza del samurái" y me quedé prendada de la prosa del autor y de su estilo para tejer historias.

Sinopsis: Gonzalo es un buen hombre. Quiere a su familia, es un abogado laborioso, una persona sin nada que ocultar. Pero nadie puede ser tan transparente en un mundo donde la inocencia no existe. Tras recibir la noticia del suicidio de su hermana Laura, con la que la unía una profunda relación en la niñez que se truncó al hacerse mayores, hasta el punto de perder por completo el contacto, Gonzalo deberá volver a su pasado, al de su padre Elías, que siempre ha mantenido bien guardado.

En el blog de Sandra, Estantes Llenos, se sortea un ejemplar de la novela. Podéis apuntaros hasta el 15 de Junio. Tenéis toda la información pinchando en el banner.


También le tengo echado el ojo a dos lecturas juveniles, que se me antojan ligeritas para este verano. "Hyde", de David Lozano y "Diez", de Gretchen McNeil.


Sinopsis: Cuando Meg y Minnie reciben una misteriosa invitación a una fiesta en Henry Island, no dudan en mentir a sus padres para no perdérsela. Es una oportunidad única antes de empezar la universidad. Al llegar a la isla, conocen a los otros ocho invitados y encuentran un DVD con un siniestro mensaje: «La venganza es mía». Meg empieza a sospechar que algo no va bien. Una terrible tormenta los deja aislados sin electricidad ni wifi, y faltan cuarenta y ocho horas para que llegue el próximo ferry. El primer cadáver puede interpretarse como un suicidio, pero aparece otro... Entonces, Meg comprende que el mensaje iba en serio. ¿Podrán Meg y Minnie salir con vida?


Sinopsis: Un grupo de estudiantes ha sido seleccionado para formar parte de un experimento: el proyecto Hyde. Deberán convivir en un gran caserón apartado del mundo durante una semana sometidos a una terapia subliminal aparentemente inofensiva. Pero cuando se produce el primer asesinato, todo se dispara bajo un ritmo frenético de persecución y sospecha.
Ya no hay nadie en quien confiar. Cualquiera dentro de los muros de la casa puede ser el asesino, camuflado dentro del grupo, dentro del anonimato. Cualquiera... incluso uno mismo.
Algo hace especiales a estos chicos: algo que desconocen pero que vincula sus vidas, algo que tendrán que descubrir a tiempo si quieren salvarse...

Algunos de estos títulos vienen incluidos en los premios de unos cuantos sorteos literarios que hay en marcha y que seguro que no os queréis perder. 

Hasta el 1 de Julio podéis participar en el sorteo nacional e internacional que organiza el blog de May R Ayamonte para celebrar su primer aniversario. Podéis acceder al formulario de participación y al resto de la información pinchando en el banner:

Create your own banner at mybannermaker.com!

Hasta el 1 de Julio podéis participar también en el tercer aniversario de Sopa de Letras. Cinco ejemplares para cinco ganadores. Todo pinchando en el banner.
Image and video hosting by TinyPic

En el blog de Chloe también celebran los 200 seguidores con un montón de títulos para los premiados. Hasta el 12 de Junio.
Soñaba pianos blancos...

En el blog de Cartafol también hay en marcha un sorteo de un ejemplar de "Diez cosas que he aprendido del amor", que tiene una portada preciosa. Hasta el 11 de Junio.


lunes, 2 de junio de 2014

"El apeadero del muerto", por Pablo R. Nogueras

"El apeadero del muerto" fue un flechazo frívolo, puramente físico. La encontré sin buscarla, y ni siquiera le pregunté algo sobre ella antes de hacerla mía. No me importaba ni su sinopsis, ni su autor, ni su contenido. Esa estación de tren abandonada y ese título, tan sonoro, tan sugestivo, me resultaron tan llamativos que no me resistí al impulso del amor a primera vista. Nuestro romance fue breve, apenas dos tardes, pero intenso. Me obligó a abandonar las lecturas que llevaba entre manos en ese momento y a prestarle atención, única y exclusivamente, a ella. Y lo pasamos tan bien...

A medio camino entre el relato y la novela, "El apeadero del muerto" se inicia con la desaparición de una turista en un tranquilo pueblecito costero, San Lucas del Arenal. Unos días más tarde, durante el trayecto en tren con destino a Madrid en el que sólo viajan un puñado de personas, la esposa de Pedro Navarro se esfuma sin dejar rastro.
La sinopsis oficial, por cierto, cuenta muchísimo más. Por suerte, yo no la leí. Y vosotros tampoco deberíais hacerlo. Decid NO a las sinopsis destripadoras.

Con buena mano, el autor dosifica la información y el misterio a lo largo de las 260 páginas de la novela, haciendo uso de una escritura sencilla y sin alardes y un agradable manejo de los diálogos, que pese a su extensión, no resultan cargantes o poco realistas. Los capítulos son cortos y se cierran, casi siempre, con un giro o una situación de ésas que te obligan a leer un poco más. Sólo un poco más. Hasta que se te acaba.

El protagonista de la novela, Pedro, es un jubilado cascarrabias con alma de Don Quijote, tan adicto a las novelas de misterio y detectives que terminará viviendo su propia aventura. Aunque en su realidad, quizá, las cosas no resulten tan sencillas como en los libros que lee. ¿De verdad ha subido su esposa a ese tren? Si así ha sido, ¿cómo ha podido evaporarse en un tren en marcha? ¿No estará Pedro mezclando realidad y ficción, espoleado por los sucesos acaecidos ese verano en San Lucas del Arenal y su afición desmedida a las novelas baratas?

Entre esta mar de dudas, la trama se encamina hacia un final que dejará boquiabiertos incluso a los más avispados. Dudo que nadie sea capaz de interpretar las pistas, que las hay, que el autor va dejando a lo largo del relato para anticipar un desenlace como este y que he de decir que a mi, personalmente, me ha encantado, ya que dota al conjunto de un aire diferente sin dejar de ser coherente con lo que nos ha ido contando. Reconozco, eso sí, que habrá opiniones al respecto para todos los gustos.

Va, confesad, ¿no os pica la curiosidad? ;)